Miércoles - 30.Julio.2014

Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
El valor de la vida humana El valor de la vida humana
El valor del trabajo El valor del trabajo
El valor de la libertad El valor de la libertad
El valor de la familia El valor de la familia
La vejez El valor de la vejez
El valor de la muerte El valor de la muerte
El valor de la sexualidad El valor de la sexualidad
El valor de la moda El valor de la moda
El valor de la política El valor de la política
El valor de la verdad El valor de la verdad
Descanso, diversión, deporte Descanso, diversión, deporte
Valores de la mujer Valores de la mujer
El valor del sufrimiento El valor del sufrimiento
Matrimonio: amor, fidelidad Matrimonio: amor, fidelidad
Alegría y optimismo Alegría y optimismo
El valor de la literatura El valor de la literatura
Maternidad / paternidad Maternidad / paternidad
El valor del esfuerzo El valor del esfuerzo
 amistad, amor amistad, amor
Arte, belleza, elegancia Arte, belleza, elegancia
Sonreir, pensar y viceversa Sonreir, pensar y viceversa
El valor de ser católicos El valor de ser católicos
Economía Economía
Demografía Demografía
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.
Estás en: Valores

LA CRISIS DE VALORES (Joaquín Navarro-Valls, entrevista)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo

 ABC, 10.09.09

«A un niño sin valores se le puede educar; a un adulto es más dramático»

 «A un niño sin valores se le puede educar; a un adulto es más dramático»

 

ÁNGEL EXPÓSITO MORA | DIRECTOR DE ABC

La entrevista tiene lugar en un receso del Foro Ambrosetti, donde hubo tres intervenciones con marchamo español: los ex presidentes Aznar y González, y Joaquín Navarro-Valls, ex portavoz de la Santa Sede, cuya intervención sobre el liderazgo y los valores concluyó con una cerrada ovación.

-¿Asistimos a una crisis de valores que ha ido aumentado en los últimos años y lo hará más en el futuro, o estamos exagerando?

-Me parece que no exageramos, de momento, porque naturalmente predecir el futuro es siempre un ejercicio muy arriesgado. El tema no es sólo de la crisis de valores, este es un asunto en el que todos estamos de acuerdo. Donde hay disenso no es en el diagnóstico sino en la terapéutica. ¿Cómo se supera o se va más allá? En primer lugar el concepto mismo de valores, porque la gran confusión previa que hay hoy es leer el problema de los valores desde el interno de una ideología, entonces eso no es un valor.

-Pero los valores no llegan porque sí...

-El ser humano descubre los valores a través de una actitud interior que no es la del placer, que no es la del interés económico o de otro tipo. El ser humano necesita una educación a los valores, si no, no se llega a ellos.

-Y volvemos a la educación como eje de casi todo...

-Exacto. Por ejemplo, se dice desde los tiempos clásicos que el ser humano es, para diferenciarlo de otros seres, un ser que habla. Entonces hablar es un valor, pero un momento, habla si se le enseña a hablar, si no se le enseña, no. O sea, el ser humano lo que tiene es capacidad para aprender los valores.

-¿La principal víctima de ese déficit de educación es el joven o el niño?

-Es quizás la más aparente. Es más dramático un viejo sin valores o con valores equivocados. Si es un niño puedo pensar que en el futuro modificará esta actitud, pero un adulto..., ya está hecho.

-¿Y cómo cambiamos esa tendencia educativa?

-Todo el mundo habla de formación, crisis de la educación, etc. ¿Qué es educar?, educar es literalmente introducir a una persona en la realidad, trabajo que yo puedo hacer si conozco la realidad, si no engaño al comunicar lo que es la realidad y si estoy educando a los valores. El hombre no inventa los valores, el hombre encuentra los valores. Yo no invento ningún valor, yo no invento la verdad, yo no invento la bondad, yo no invento la generosidad, todo eso me lo encuentro. Educar es simplemente introducir en ese mundo, si no conozco ese mundo, (ideólogo), si soy un ignorante de la realidad, si soy no una mente objetiva sino un ser subjetivo, entonces no puedo educar.

-En ese mundo de la educación, como dice José Antonio Marina, hace falta toda la tribu, y en ese papel de la tribu desempeñamos un rol fundamental los medios de comunicación.

-Sin duda, porque esto no es una novela histórica en absoluto, porque puede durar, puede estar sonando desde hace medio siglo. El ser humano tendía en las sociedades precedentes a la nuestra a un contacto directo con la realidad. Hoy ese contacto es mediado: a través de los medios, precisamente, que raramente me acompañan en el recorrido a veces sangriento de llegar al reconocimiento de los valores de la realidad, sino que me dan ya una solución y muy frecuentemente ideologizada en función de una posición. Es imposible no vivir en un contexto mediático.

-Usted es una persona optimista, pero en este asunto, ¿vamos a mejor o a peor?

-Si soy optimista no es por un deslizamiento emotivo. Soy optimista porque veo al ser humano, que no es un qué, una cosa, sino un quién. Tiene tales potencialidades... Yo no sólo sé qué es lo que quiero y hacia dónde me llevan mis impulsos, sino que puedo tomar una distancia y preguntarme qué sentido tiene aquello que quiero, cosa que el animal, ni siquiera el más evolucionado, puede hacer. Por eso soy optimista.

11/09/2009 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.36
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós