Martes - 02.Septiembre.2014

Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
El valor de la vida humana El valor de la vida humana
El valor del trabajo El valor del trabajo
El valor de la libertad El valor de la libertad
El valor de la familia El valor de la familia
La vejez El valor de la vejez
El valor de la muerte El valor de la muerte
El valor de la sexualidad El valor de la sexualidad
El valor de la moda El valor de la moda
El valor de la política El valor de la política
El valor de la verdad El valor de la verdad
Descanso, diversión, deporte Descanso, diversión, deporte
Valores de la mujer Valores de la mujer
El valor del sufrimiento El valor del sufrimiento
Matrimonio: amor, fidelidad Matrimonio: amor, fidelidad
Alegría y optimismo Alegría y optimismo
El valor de la literatura El valor de la literatura
Maternidad / paternidad Maternidad / paternidad
El valor del esfuerzo El valor del esfuerzo
 amistad, amor amistad, amor
Arte, belleza, elegancia Arte, belleza, elegancia
Sonreir, pensar y viceversa Sonreir, pensar y viceversa
El valor de ser católicos El valor de ser católicos
Economía Economía
Demografía Demografía
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

BELLEZA DE LA MUJER ENCINTA (Tomás Melendo Granados)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo
El corazón de la Iglesia




Belleza de la mujer encinta

Se percibe en ocasiones, una cierta inquietud en la mujer encinta. Como si su belleza natural se hubiera esfumado en aras del prodigio de la maternidad. No se gusta y le parece que ya a nadie gusta. Tomás Melendo ofrece una respuesta cabal en su reciente libro San Josemaría Escrivá y la familia(*), glosando con su propia experiencia, el concepto que solía reiterar coloquial y oportunamente el fundador del Opus Dei: «Me da mucha alegría decir que la maternidad embellece. Hay algunas que por egoísmo, piensan, ¡que sé yo!, que se va a estropear su hermosura. Y no. Sois mucho más hermosas las que habéis tenido muchas veces ese don de la maternidad».
 

Por Tomás Melendo



Aquí pueden servirnos de ayuda unas palabras de Jean Guitton. Sostiene el autor francés, con un punto de mordacidad, que «no hay idea más estúpida que poner a la belleza en singular, como si hubiese un único género de belleza o si ésta fuera de exclusiva propiedad de la efervescencia juvenil. Y más aún creer que conservar un rostro joven es el único índice de hermosura». Y, en efecto, cualquier varón medianamente cultivado aprende a lo largo del matrimonio a advertir que la auténtica beldad es algo que implica a toda la persona y que surge, como de su hontanar más íntimo, del interior de ella: la belleza humana, como todo lo noblemente personal, es algo que va de dentro a fuera, por decirlo con expresión gráfica, y empapa y hace brillar también en el cuerpo la magnificencia del espíritu. De nuevo con términos de Guitton, « la luz del rostro, su fosforescencia, su irradiación, en lugar de venir [...] de la apariencia, proceden de la naturaleza íntima de las experiencias aceptadas, de la indulgencia, del amor verdadero, del reposo».

Ciertamente, la maternidad reiterada puede acabar por « romper las proporciones materiales» que determinados y superficiales y manipuladores cánones de belleza femenina pugnan por imponernos. Pero el menos perspicaz de los maridos, si se encuentra de veras enamorado, advierte el hondo esplendor que esos cambios llevan consigo; reconoce que su mujer, precisamente como madre, es más hermosa e incluso sexualmente más atractiva que quienes se pavonean con un remedo infrahumano de belleza, reducida a centímetros y contornos. A poca sensibilidad que posea, un varón descubre embelesado, en ese cuerpo que le cautiva, el paso de su propio amor de esposo y padre, la huella de los hijos que tal cariño ha engendrado, la tarjeta de visita del Amor infinito de todo un Dios creador, que les demostró su confianza al dar vida y hacer desarrollarse en el seno de la esposa a cada una de esas criaturas. ¡Como podría no sentirse encandilado ante semejantes enriquecimientos!

Hay, por tanto, más belleza real y efectiva en la mujer ataviada con el privilegio de la maternidad. Y ella debe ser la primera convencida de tan singular prodigio. Ahí también podría residir uno de los motivos de la insistencia de San Josemaría en este particular. Después de bastantes años de casado y detrato con otros matrimonios, en ocasiones experimento la necesidad de pedirle a las esposas que < se conformen» con gustar a sus maridos y gocen plenamente con ello. Que, sobre todo con el correr del tiempo, no pretendan «gustarse a sí mismas» son sus críticas más feroces ni admitan comparaciones con sus amigas o con otras personas de su mismo sexo y mucho menos con las más jóvenes. Que crean a pies juntillas, sin el más mínimo recelo, a sus esposos cuando éstos les digan que están muy guapas. Primero, porque es verdad. Y, después, porque la menor sombra de escepticismo al respecto, además de demostrar una indebida desconfianza en la grandeza de su cónyuge, manifestaría una falta real de donación y abandono por apego al propio juicioy podría llegar a enturbiar, aunque quizá no gravemente, la buena armonía de la pareja. Toda mujer entregada esposa y madre debe tener la convicción, firme e inamovible, de que incrementa su belleza radicalmente humana en la exacta medida en que va haciendo más actual y operativa la donación a su esposo y a sus hijos. El amor, en fin de cuentas, es el hontanar primigenio de la hermosura.
 



(*) Tomás Melendo, San Josemaría Escrivá y la familia, Ed. Rialp, Madrid 2003, pp. 51-54. El autor -colaborador de Arvo-, es Doctor en Ciencias de la Educación y en Filosofía. En 1983 obtuvo la Cátedra de Metafísica de la Universidad de La Laguna y poco después se trasladó a Málaga, donde ocupa actualmente esa misma cátedra. Casado y padre de siete hijos, ha publicado más de cuarenta libros y casi un centenar de artículos, muchos de ellos sobre temas relativos al amor, el matrimonio, la familia y la educación. (e-mail:
tmelendo@eresmas.net)
 

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005

Contacto: mailto:webmaster@arvo.net

Director de Revistas: Javier Martínez Cortés

Editor-Coordinador: Antonio Orozco Delclós

 

Enviado por Arvo Net - 22/06/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.34
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós