Sábado - 30.Agosto.2014

Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

HEIDEGGER, UNA FILOSOFÍA DE LA (Ricardo Yepes Stork)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo
Heidegger, Una filosofía de la autorrealización

HEIDEGGER, UNA FILOSOFÍA DE LA AUTORREALIZACIÓN
 

Por Ricardo Yepes Stork

En Palabra 295, XII - 1989 (640)


LO MÁS ATRACTIVO DE HEIDEGGER ES SU PLANTEAMIENTO DEL HOMBRE COMO AUTORREALIZACIÓN PROPIA.

En 1989 se han cumplido cien años del nacimiento de Martin Heidegger, considerado el filósofo más importante del siglo XX. Su vida y su obra están llenas de contrastes y han dado lugar a una larga polémica, en la que los intelectuales europeos han vuelto a examinar nuestro pasado reciente y el puesto que en él ocupa Heidegger. En cualquier caso, el centenario ha servido para poner de relieve un hecho tal vez poco advertido: que algunas ideas, que en su día aparecieron en las obras eruditas del pensador alemán, hoy están en la calle.

La pluma de todos los filósofos europeos del momento (Derrida, Vattimo, Lyotard, Finkielkraut, Habermas...) ha corrido apasionada a esclarecer el punto central de la polémica: la vinculación de Heidegger con el nazismo. Aunque era asunto conocido desde antiguo, la cuestión adquirió nueva relevancia cuando el chileno Víctor Farias publicó en 1987 su libro Heidegger y el nazismo (1). En él se presentan los hechos biográficos que le vincularon con el nacionalsocialismo y unas interpretaciones sobre la vecindad de su filosofía con este régimen político.

Farias ha logrado levantar una gran polvareda. Se han publicado ya cinco obras que toman postura frente a su tesis. Unos aceptan la importancia de la opción política de Heidegger, y aun las raíces que en su doctrina tiene esa opción (2), Otros, en cambio, desacreditan a Farias e insisten en que la adhesión de Heidegger al nazismo fue un tremendo error que no invalida su pensamiento. Así piensa, por ejemplo, Otto Pöggeler, uno de sus principales discípulos (3).

UNA AZAROSA BIOGRAFÍA

Para entender lo ocurrido conviene recordar algunos rasgos de la biografía de Heidegger. Se educó en una familia humilde, de religión católica. Estuvo cerca de dos años en el seminario de Friburgo, entre 1909 y 1911, y decidió después dedicarse a la filosofía. En 1914 obtuvo el doctorado y un año más tarde la habilitación para enseñar.

A partir de 1919 se separó de la Iglesia católica, pues pensó que las conclusiones de su teoría del conocimiento hacían problemático e inaceptable el sistema del catolicismo. En los años siguientes se alejó de toda religión. Aunque Heidegger nunca hablaba de cuestiones íntimas, y muy difícilmente daba a conocer sus sentimientos personales, su agnosticismo resulta evidente: su sistema metafísico no muestra realidades trascendentes al hombre. Resulta difícil negar que la decepción religiosa de su juventud, y sobre todo su peculiar interpretación de la historia de la filosofía, le obligó a instalarse en una visión del mundo ajena al cristianismo.

Sin embargo, lo más llamativo de su biografía es su rápido ascenso en la carrera académica. En 1923 es nombrado catedrático de Marburgo. Cinco años después pasó a suceder a Husserl, su maestro y el principal filósofo de la época, en la cátedra de Friburgo. En 1927 publicó su obra más importante: Sein und Zeit (Ser y tiempo). A partir de entonces creció su fama y sus discípulos se multiplicaron. Un atractivo estilo docente, un gran conocimiento de la antigüedad clásica y su planteamiento radical de la tradición alemana atrajeron a muchos jóvenes. Hannah Arendt ha dicho que entonces era "el rey sin corona del imperio del pensamiento".

En abril de 1933, cuando los nazis ya estaban en el poder, Heidegger fue nombrado rector de la Universidad de Friburgo. Ingresó en el partido y desarrolló durante un año una política universitaria sectaria y favorable al régimen. Cuando vio que perdía influencia la facción del nazismo a la que él se sentía próximo (las SA de Röhm) dimitió del rectorado en abril de 1934 y, decepcionado, se retiró de la política activa.

Al final de la guerra, las autoridades francesas le quitaron el permiso para enseñar y se retiró a su casa de campo de Messkirch, donde vivió a su gusto, como un campesino olvidado. Nunca quiso hablar del pasado ni repudiar su actuación. Ni siquiera lo hizo en la entrevista para Der Spiegel, que concedió para que fuera publicada póstumamente. Este silencio pertinaz ha sido desaprobado aun por sus más acérrimos defensores.


CEGUERA POLÍTICA

La polémica sobre Heidegger y el nazismo no es una simple cuestión biográfica: pone al descubierto una vinculación real entre una filosofía tenida por grandiosa y un compromiso político que resultó ser radicalmente inhumano. Probablemente Heidegger padeció una ceguera política que en las agitadas circunstancias históricas del momento le impidió ver a dónde llevaría el nazismo. Pero trivializar su compromiso o relegarlo a un plano secundario podría ser miopía ante la cruda verdad: el mayor filósofo del siglo se identificó con un régimen que ha llevado a la humanidad al borde del abismo. Semejante hecho es difícilmente defendible. Por eso algunos han dicho que éste es un centenario amargo, en el que la conciencia europea ha vuelto a sentir el escozor de un pasado lleno de crímenes.

En el sistema de Heidegger hay un fuerte componente nacionalista, que explica su postura política. Para él, Alemania es "el corazón de los pueblos", y la realización de su destino es la tarea histórica que le corresponde. El pueblo alemán es el heredero de los griegos para la realización de Europa. Se trata de un neopaganismo que entronca con la tradición alemana antiliberal del siglo XIX La primacía de la nación y de la cultura alemanas es una constante en su pensamiento.

Lo que subyace en el pensamiento de Heidegger es la idea de que Platón y Aristóteles, y después la tradición judeocristiana, olvidaron el inicio de la filosofía griega. Platón comienza el "olvido del ser" y concede primacía a la razón, que desde entonces se convierte en dominadora de la naturaleza: es la técnica moderna, hecha fin de sí misma. Heidegger es antimoderno porque, con Nietzsche, piensa que la modernidad ha fracasado. En su lugar, propone volver a los orígenes presocráticos y enfrentarse a la técnica, en la que veía una creciente amenaza. La democracia y el sistema económico occidental nunca gozaron de su simpatía.

Sin embargo, en sus meditaciones sobre la técnica se acerca a la preocupación ecológica actual, que defiende la naturaleza amenazada por la explotación desmedida de la tecnología. La recuperación de la naturaleza tiene en Heidegger un precedente importante.


LA BÚSQUEDA DEL SER

En el terreno metafísico, Heidegger llevó a cabo una empresa más importante que sus derivaciones nacionalistas o antitecnológicas. Consciente del fracaso de la metafísica moderna, dedicó su vida a la búsqueda de ese ser perdido desde Platón. La mayoría de su extensa obra está dedicada a examinar con detalle esta compleja cuestión. La erudición y profundidad de sus análisis, en especial del pensamiento griego, le ha ganado un puesto de honor en la historia de la filosofía.

Ahora bien, su actitud intelectual muestra un gran patetismo, pues nunca logró encontrar respuesta a la pregunta por el ser de la que arranca todo su pensamiento desde Ser y tiempo y que se prolonga hasta sus últimas obras.

La razón de esa búsqueda infructuosa está en su deficiente teoría del conocimiento, según la cual el único horizonte de la vida humana es el tiempo, y por consiguiente la muerte. No hay nada perdurable, la verdad escapa a todas las preguntas y razonamientos. Como dijo una vez: "Las demostraciones cansan a la verdad", o sea, la verdad escapa a la razón, no hay verdades objetivas.

Lo que hay de permanente en Heidegger es su descomunal esfuerzo por despejar el camino hacia la auténtica metafísica. Es ahí donde hay que buscar su grandeza y su limitación. Ningún otro pensador de este siglo se ha planteado con el mismo vigor el eterno tema del ser, centro de la filosofía. Pero los supuestos de que partió -la fenomenología de Husserl- no le permitieron acertar con la solución tan deseada. Hubiera sido preciso que aceptase el realismo. Pero, a pesar de conocer bien a Aristóteles, no supo hacerlo.

Heidegger representa el espíritu de buena parte del siglo XX. Su universo está lleno de erudición cultural y de carga histórica, pero rezuma agnosticismo y frustración en sus aspiraciones de ofrecer al hombre un modelo feliz de vida y de sociedad.


GIRO ANTROPOLÓGICO

Heidegger tiene un universo lingüístico difícil, pero muy sugerente. Es una de las razones de su atractivo. Sus oscuras expresiones han corrido por todas las lenguas, pese a su complicada traducción o incierto significado ("la nada vadea", "ser-en-el-mundo", etc.). Su influencia ha llegado a estratos muy amplios de la filosofía de los últimos decenios.

Incluso llegó a no pocos teólogos protestantes y católicos -por ejemplo, Rahner- que vieron en su giro antropológico un camino para armonizar la fe cristiana con el pensamiento moderno, sin tener en cuenta las carencias de su teoría del conocimiento, que cerraban la posibilidad de semejante síntesis.

Terminada la carrera de los que han sido sus discípulos principales (el mencionado Pöggeler; Gadamer, el más importante, etc.), en los últimos años los filósofos europeos han vuelto a interpretar a Heidegger buscando perspectivas originales. El resultado es un pensamiento desorientado e inconexo, de escasa creatividad: no pasan de meras reinterpretaciones a través de Nietzsche u otros pensadores.



(1) Heidegger et le nazisme, Verdier, París (1987). Edición española. reciente: Heidegger y el nazismo, Muchnik, Barcelona, 1989.

(2) Así, Philippe Lacoue-Labarthe, La fiction du politique, Ed. Christian Bougois, París, 1989.

(3) Pöggeler ha escrito El camino del pensar de Martin Heidegger. Ver también Luc Ferry y Alain Renault, Heidegger et les modernes, Grasset, París, 1989.

© ASOCIACIÓN ARVO
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

24/06/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.33
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós