Lunes - 22.Diciembre.2014

ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
NUESTROS TEMA DE HOY Temas de portada
Relativismo Relativismo y verdad
Ideologías Ideologías
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

LA DICTADURA DEMOCRÁTICA (Ramón Pi)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo

 La dictadura democrática

La ley de las mayorías es indispensable en toda democracia, pero no es aplicable a cualquier cosa.

Ramón Pi
Gaceta.es

Lo tiene dicho Alexis de Tocqueville: para que la democracia funcione es absolutamente indispensable un mínimo consenso moral básico en una sociedad.

Lo más grave, en mi opinión, de la política desarrollada por Zapatero en estos cinco años y medio ha sido precisamente dinamitar ese consenso moral básico, porque significa haber colocado una carga explosiva justo en los cimientos de la convivencia en democracia. Y tenemos varios ejemplos de eso delante de nuestros ojos. En efecto, no se puede impunemente, sin consecuencias muy serias, convertir la institución del matrimonio civil en cualquier clase de coyunda que haga irrelevante la complementariedad de los sexos, porque eso significa expulsar al matrimonio del ordenamiento jurídico al incluirlo en una regulación que desafía a la naturaleza y a la razón. No otra cosa que una bomba en los cimientos de todo consenso moral es pretender transformar lo que durante siglos ha sido el delito de corrupción de menores en una asignatura obligatoria para niños y adolescentes.

Es verdad que los procedimientos utilizados para llevar al BOE estos provocadores desatinos se han ajustado a los procedimientos que prescriben nuestras leyes procesales. Pero también Hitler llegó al poder de forma escrupulosamente democrática, y sus locuras fueron respaldadas entusiásticamente por su pueblo, que no era una colección de salvajes, sino una de las naciones más cultas y tecnificadas del planeta. La cuestión no es ésa. La cuestión es lo que se hace desde el poder, es lo que la doctrina tradicional ha llamado la legitimidad de ejercicio.

La ley de las mayorías es indispensable en toda democracia, pero no es de aplicación a cualquier cosa. Tocqueville lo vio claro, y en su clásico La democracia en América alertó contra lo que llamó la “dictadura de las mayorías”. Él no vivió en toda su intensidad actual la ola de relativismo que parte de que la verdad objetiva no existe (clara contradicción, pues si no existe, tampoco es verdad esa afirmación), pero intuyó que si las mayorías pueden hacer cualquier cosa, se abre la puerta al despotismo y al fin de las libertades individuales precisamente en nombre de esas mayorías, fácilmente manipulables desde el Estado.

Para lograr el desarme moral de una sociedad llega un momento en que el poder ha de recurrir a artificios que justifiquen sus mentiras; así, bajo el paraguas atractivo de la “igualdad” se cobija la “discriminación positiva”, que privilegia a las minorías propias sobre las mayorías ajenas. Y como éste, mil casos. ZP está dinamitando las libertades y la democracia, y le dejamos instalarse en su dictadura democrática como si no pasase nada. Pero están pasando cosas muy graves, y los llamados a controlar el poder también sestean, entre el miedo y la ambición.

Ramón Pi es periodista.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: RELATIVISMO Y VERDAD

02/08/2009 ir arriba

v02.14:0.33
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós