Martes - 27.Junio.2017

ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
NUESTROS TEMA DE HOY Temas de portada
Relativismo Relativismo y verdad
Ideologías Ideologías
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

REINA ELEVADA AL CIELO (Antonio Orozco Delclós)

ver las estadisticas del contenido

 

REINA ELEVADA AL CIELO

 

Por Antonio Orozco 

 

Subió al cielo nuestra Abogada,     

para que, como Madre del Juez       

y Madre de Misesicordia, tratara   

los negocios de nuestra salvación.

 

                   [S. BERNARDO]

 

  "Assumpta est Maria in coelum: gaudent angeli! -María ha sido llevada por Dios, en cuerpo y alma, a los cielos: y los Angeles se alegran! /  Así canta la Iglesia, al celebrar el triunfo de Nuestra Madre, que llena de esperanza el corazón de todos sus hijos. Es natural:  Jesús quiere tener a su Madre, en cuerpo y alma, en la Gloria. -Y la Corte celestial despliega todo su aparato, para agasajar a la Señora. - Tú y yo- niños al fin- tomamos la cola del espléndido manto azul de la Virgen, y así podemos contemplar aquella maravilla. /  La Trinidad Beatísima recibe y colma de honores a la Hija, Madre y Esposa de Dios... -Y es tanta la majestad de la Señora, que hace preguntar a los Angeles: Quién es Esta?"  [1-2].

 

 Quién es Esta que surge como la aurora, bella como la luna, refulgente como el sol...? [3]. Nos lo enseña la Iglesia con palabras de la Escritura: Yo soy la Madre del Amor hermoso, y de la sabiduría y de la santa esperanza[4]. Pero no es vana la pregunta "Quién es Esta". ¿Quién conoce la magnitud y riqueza de la dignidad y hermosura de tal Reina? Sólo Dios lo sabe. Sería menester ser Dios para saberlo. La plenitud de gracia divina y humana de esta criatura singularísima excede con mucho las posibilidades de comprensión de la mente humana o angélica; y sólo la van conociendo aquellos a quienes Dios otorga la sabiduría. Nunca acabamos de conocerla. Por eso es preciso estudiarla mucho. Nunca será bastante lo que se hable de Ella. Cuanto más se la conoce, más se la quiere [5].

 

Artículo completo en PDF

 

Compártelo:
meneame digg delicious technorati google bookmarks yahoo blinklist twitter Facebook Facebook
Enviado por Rialp - 11/08/2016 ir arriba

v02.14:0.45
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós