Viernes - 28.Abril.2017

ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Interés por el lenguaje Interés por el lenguaje
Grecolatinos Grecolatinos
Sección «promesa» Sección «promesa»
Cuentos Cuentos
Escritos sobre la literatura Escritos sobre la literatura
El jardín de los clásicos El jardín de los clásicos
Otros clásicos Otros clásicos
El valor de la literatura El valor de la literatura
Narraciones breves Narraciones breves
Escritos de paco sánchez Escritos de paco sánchez
Escritos sobre obras maestras Escritos sobre obras maestras
Libros de creación Libros de creación
Los escritores y sus obras Los escritores y sus obras
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

GARCÍA MÁRQUEZ SE DESPIDE (L. Olivera - E. Eslava - H. Ospina)

ver las estadisticas del contenido
SENTIDOS CLÁSICO Y MODERNO DE


GARCÍA MÁRQUEZ SE DESPIDE


El escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez (1928) se está muriendo. Lo comprobarán si leen esta carta de su puño y letra, que he encontrado en Internet por casualidad y con tristeza.- Su última obra.

 

Por eso, Gabriel García Márquez se ha retirado de la vida pública. Debido a graves razones de salud: sufre un cáncer linfático. Ahora, parece que su estado es cada vez es más grave. Por eso, ha enviado una carta de despedida a sus muchos amigos y admiradores y, gracias a Internet, está siendo difundida por toda la web. Les recomiendo su lectura, porque no tiene desperdicio: es verdaderamente conmovedor este corto texto escrito por uno de los novelistas hispanoamericanos más brillantes de la segunda mitad del siglo XX:

 

"Si por un instante Dios se olvidara de que soy una marioneta de trapo y me regalara un trozo de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo.

“Daría valor a las cosas, no por lo que valen, sino por lo que significan.

“Dormiría poco, soñaría más, entiendo que por cada minuto que cerramos los ojos, perdemos sesenta segundos de luz.

“Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen.

“Escucharía cuando los demás hablan, y cómo disfrutaría de un buen helado de chocolate!

“Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, me tiraría de bruces al sol, dejando descubierto, no solamente mi cuerpo sino mi alma.

“Dios mío, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol. Pintaría con un sueño de Van Gogh sobre las estrellas un poema de Benedetti, y una canción de Serrat seria la serenata que le ofrecería a la luna.

“Regaría con mis lágrimas las rosas, para sentir el dolor de sus espinas, y el encarnado beso de sus pétalos...

“Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida... No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.

“Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.

“A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse!

“A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiese a volar.

¡A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez, sino con el olvido.

“Tantas cosas he aprendido de ustedes, los hombres... He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada. He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por vez primera, el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre. He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo, cuando ha de ayudarle a levantarse.

“Son tantas cosas las que he podido aprender de ustedes, pero realmente de mucho no habrán de servir, porque cuando me guarden dentro de esa maleta, infelizmente me estaré muriendo".

Gabriel García Márquez.

 

            A sus espaldas quedan 50 años exactos de novela exuberante, poética y colorista, y el Premio Nobel de Literatura en 1982. Aunque Vargas Llosa haya escrito de él que en su obra, cerrada a la trascendencia, “prisionero de sí mismo, el hombre está secuestrado de sí mismo”, esta carta de despedida demuestra que no es así: que se da cuenta de quién es él y quién es Dios, de la distancia que los separa (“soy una marioneta de trapo”, dice significativamente); y de lo que está bien y lo que es desdeñable. Hasta cuatro veces se refiere a Dios en su carta de despedida, cuando en sus obras “la religión es equiparada a la magia” (Ibáñez Langlois).

            Un buen resumen, para que los que todavía nos quedamos en estos páramos aprendamos a valorar las cosas cotidianas, que parecen intrascendentes pero que, al fin al, son las que llenan la vida de contenido: “los trozos de vida”, “las rosas” aunque tengan espinas, no mirar por encima del hombro a la gente, saber escuchar a los demás y los helados de chocolate.

 

Luis Olivera
Periodista
 

‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾

SU ÚLTIMA OBRA 

                                                  

GARCÍA MÁRQUEZ, Gabriel.
Memoria de mis putas tristes.
Mondadori-Norma. Bogotá 2004. 109 págs.

Esta novela corta tiene todos los elementos para convertirse en el best-seller que es: tamaño, longitud, edición y estrategia publicitaria –de la cual forma parte el engañoso título–, además de la calidad literaria de García Márquez.

Se trata de un engaño: algún comprador morboso, que solo esperaría el relato sombrío de las experiencias sexuales de un caribeño, se encuentra con algo más en sus manos. Como dice el personaje desde el comienzo de la novela, lo que se presenta es “el principio de una nueva vida a una edad en que la mayoría de los mortales están muertos” (p. 10). El autor ofrece la narración autobiográfica de un patético nonagenario que manifiesta la “memoria de mi grande amor” (p. 12), con una frase que podría haber sido un título más adecuado -aunque menos rentable- para esta narración.

Con ocasión de la historia de amor, el autor presenta algunos temas de su arsenal literario que ya aparecían en obras anteriores, de modo especial en “Vivir para contarla”. Por una parte, alude a las consecuencias de la historia política colombiana, en concreto de los años sesenta: la pobreza vergonzante, los desplazamientos de poblaciones, cerramientos policiales, muertes violentas y las rigurosas censuras al periodismo. También renueva su provocadora cruzada contra las reglas idiomáticas, ofreciendo nuevos italianismos que se suman a los que ya había insertado antes en su producción. Por otro lado, en esta obra literaria el protagonista recomienda libros, comenta piezas musicales y menciona algunas pinturas –como había hecho antes, en su autobiografía-, en una interesante muestra de fusión estética.

La obra presenta, sin embargo, un trasfondo de sensualidad machista y paidófila que incluye la descripción de un evento sodomítico, la alusión a una estadística minuciosa (que llevaba el protagonista) de las “quinientas catorce mujeres con las cuales había estado por lo menos una vez”, además de la reiterativa contemplación en el burdel de la niña descubierta –herencia de Y. Kawabata-, que es el tema de la novela.

Y si decía al principio que el nombre y la penosa publicidad de esta novela eran engañosos, me refería a que, sin ser tan explícita como sugiere el título, ese ambiente sensual es el recurso que el autor utiliza para hacer una denuncia importante.
La novela delata la terrible soledad a la cual se auto-condena quien reduce el amor a genitalidad, aislándolo del contexto de donación total que el profesor “Mustio Collado”, después de “una servidumbre que me mantenía subyugado desde los trece años” (p. 47), comienza a descubrir al inicio del nonagésimo cumpleaños. Esa nueva vitalidad, que hace renacer el ciclismo, la música y el canto, como también la vetusta casa y el decrépito gato de Angora, demuestra que nunca es tarde para amar de verdad.

Euclides Eslava Gómez
Universidad de La Sabana
Arvo Net, 6/12/2004.

‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾
García Márquez y Eros

Es interesante comparar la vivencia del tema eros en la reciente novela, Memoria de mis putas tristes, de García Márquez (2004) y la concepción que otro latinoamericano tiene sobre el mismo.

Por Helena Ospina
Catedrática, Facultad de Letras UCR
Costa Rica

En una ponencia, “El valor del cuerpo en Octavio Paz”, presentada en el Coloquio Internacional de Literatura Hispanoamericana y sus Valores en la Universidad de La Sabana, Colombia (setiembre 2004) por el Dr. Rafael Jiménez Cataño, se analiza, en la poética del mexicano, su antropología. Para Paz –dice el Dr. Jiménez Cataño- no se da persona sin cuerpo, pero la persona no se agota en el cuerpo. El cuerpo es trámite necesario para alcanzar a la persona, pero hay que trascenderlo; siendo del todo posible quedarse en el cuerpo, sin establecer una relación auténticamente personal. Encuentra, en una serie de textos de La llama doble de Octavio Paz, la unidad de alma y cuerpo como el carácter fundante de la noción de persona: “Cuando hablo de persona humana no evoco una abstracción: me refiero a una totalidad concreta. (…) El alma…no sólo es razón e intelecto: también es una sensibilidad. El alma es cuerpo: sensación; la sensación se vuelve afecto, sentimiento, pasión”. Paz es consciente del origen griego y judeo-cristiano de esta concepción de persona. Pero discierne la gran diferencia existente entre esos dos mundos: “el eros platónico busca la desencarnación, mientras que el misticismo cristiano es sobre todo un amor de encarnación, a ejemplo de Cristo, que se hizo carne para salvarnos. (…) En la contemplación platónica hay participación, no reciprocidad: las formas eternas no aman al hombre; en cambio, el Dios cristiano padece por los hombres, el Creador está enamorado de sus criaturas. (…) El amor humano, es decir, el verdadero amor, no niega al cuerpo ni al mundo” (La llama doble). En la “unidad alma-cuerpo”, característica de la persona, Paz cifra –afirma Jiménez Cataño- la diferencia entre erotismo y amor: entre puro erotismo y amor (porque todos los atributos positivos del erotismo pertenecen a la plenitud del amor; pero el “puro” erotismo es justo lo que lo cierra al amor). Paz ve al puro erotismo como un cúmulo de carencias porque “ni el concepto de alma ni el de persona y menos aún el de libertad aparecen en el erotismo. (…) En el erotismo lo fundamental es el placer y generalmente el placer sin procreación. El erotismo colinda con la muerte” (Paz, Pequeña crónica…). “La licencia sexual, la moral permisiva: ha degradado a Eros, ha corrompido a la imaginación humana, ha resecado las sensibilidades y ha hecho de la libertad sexual la máscara de la esclavitud de los cuerpos”. “El gran ausente de la revuelta erótica de este fin de siglo ha sido el amor. (…) verdadera quiebra que nos ha convertido en inválidos no del cuerpo sino del espíritu” (La llama doble). Una de las descripciones más elocuentes de frontera entre erotismo y amor que cita Paz es la del pasaje del Ulises de Joyce: “Hay una frase en el monólogo de Molly que no hubiera podido decir ninguna mujer enamorada: me besó bajo la pared morisca y yo pensé bueno tanto da él como otro… No, no es lo mismo con éste que con aquél. Y esta es la línea que señala la frontera entre el amor y el erotismo. El amor es una atracción hacia una persona única: a un cuerpo y un alma. El amor es elección: el erotismo: aceptación. Sin erotismo –sin forma visible que entra por los sentidos- no hay amor, pero el amor traspasa al cuerpo deseado y busca al alma en el cuerpo y, en el alma, al cuerpo. A la persona entera” (La llama doble).
 

‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾

RELACIONADOS:
El drama del desencantado, Gabriel García Márquez
La sombra inmóvil del tiranosaurio, Ignacio Arellano
Unas letras al coronel, Ignacio Arellano
ES BUENO LEER

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005

Contacto: webmaster@arvo.net

Director de Revistas: Javier Martínez Cortés

Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

 

 

Enviado por varios - 07/08/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.13
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós