Sábado - 25.Octubre.2014

ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Art. A. Orozco Antonio Orozco
Andrés Ollero Tassara Andrés Ollero
A. R. Rubio Plo A. R. Rubio Plo
BLANCA CASTILLA DE CORTÁZAR Blanca Castilla de Cortázar
F. Acaso F. Acaso
Francisco de Borja Santamaría Francisco de Borja Santamaría
Javier Láinez Javier Láinez
José María Barrio Maestre José María Barrio Maestre
Juan José García Noblejas Juan José García Noblejas
Jesús Ortiz López Jesús Ortiz López
Juan Luis Lorda Juan Luis Lorda
J.R. García Morato J. R. García-Morato
Jutta Burggraf Jutta Burggraf
Luis Alonso Somarriba Luis Alonso Somarriba
Luis Olivera Luis Olivera
Lluís Pifarré Lluís Pifarré
Natalia L. Moratalla Natalia L. Moratalla
Ramiro Pellitero Ramiro Pellitero
RODRIGO GUERRA LÓPEZ Rodrigo Guerra López
Tomás Melendo Granados Tomás Melendo
Escritos Arvo Escritos Arvo
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.
Estás en: Autores > Jutta Burggraf

LA RESURRECCIÓN Y EL SIGNIFICADO DEL CUERPO (Jutta BURGGRAF)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo
La Resurrección y el significado del cuerpo El Código da Vinci

La Resurrección y el significado del cuerpo

 



El dolor y la muerte no tienen la última palabra en el mundo. Después de la cruz viene la alegría de la resurrección. Al fin de los tiempos, resucitará todo el hombre, con cuerpo y alma.
 

 Por Jutta Burggraf
 

 

 

Resurrección de todo el hombre

 

Según la visión cristiana del mundo, el hombre es verdaderamente su cuerpo. No se reduce a poseerlo o habitarlo. Existe en el mundo no solamente “a través de su cuerpo” (Merleau–Ponty), sino “siendo su cuerpo” (Congar). Por su constitución intrínseca,  es  su cuerpo y a la vez, misteriosamente, lo sobrepasa.

 

Para la teología bíblica, el cuerpo no es sólo la substancia químico–biológica de nuestra carne, es mucho más que la figura externa y visible de nosotros. Entendemos por “cuerpo” nuestra relación íntima con el mundo. El cuerpo es para el hombre un medio de expresión.[1] Da a conocer su mundo interior, “traduce” las emociones y aspiraciones, la alegría y la decepción, la generosidad y la angustia, el odio y el amor. El cuerpo es también un medio de acción en el mundo. “El significado del propio cuerpo emerge precisamente del hecho de que el hombre será para ‘cultivar la tierra’ y ‘someterla’.”[2] El hombre forma el mundo mediante sus manos. Es, según decían los antiguos, inteligencia y manos (“ratio et manus”).[3]

 

Algunos autores afirman que, mientras el alma es el “órgano interlocutor” al que se dirige el mismo Dios, el cuerpo es el “órgano” mediante el cual nos relacionamos con el mundo,[4] con otras personas, con la naturaleza y la cultura. “A través de nuestro cuerpo, nos expresamos en el mundo y recíprocamente, en nuestro cuerpo se expresa el mundo en nosotros.”[5] En este cuerpo y en las relaciones que él hace posible, vivimos, amamos y sufrimos. El cuerpo pertenece a nuestra identidad, le da una impronta honda, un sello determinado. Por ello, no podemos simplemente “desechar” el cuerpo después de la muerte y tomar otro completamente nuevo, en un contexto absolutamente distinto y una red de relaciones interhumanas que no tienen relación alguna con las anteriores. Si es verdad que nos está prometida la salvación total y completa, la alcanzaremos sólo para el alma y el cuerpo a la vez: en concreto, para este cuerpo nuestro que es parte de nuestro ser personal.[6]

 

 


[1] Cf. K. WOJTYLA: Persona y acción, Madrid 1982, p.2.

[2] JUAN PABLO II: Alocución, 31–X–1979.

[3] CF. J. MOUROUX: Sentido cristiano del hombre, Madrid 2001, p.75.

[4] Cf. J. PIEPER: Tod und Unsterblichkeit, München 1968, pp.38; 167. J. RATZINGER: Escatología (=Curso de Teología Dogmática IX), Barcelona 1984, pp. 148–153.

[5] M. KEHL (siguiendo a G. GRESHAKE): Und was kommt nach dem Ende?, cit., p.69.

[6] TOMÁS DE AQUINO comenta que no se puede hablar de “resurrección” si no se trata del mismo cuerpo. Summa Theologiae suppl., q.79, a.1. Se puede tener en cuenta que es el alma (“forma corporis”) que hace de la materia el propio, el mismo cuerpo.

 

‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾‾

RELACIONADOS:

Artículos de Jutta Burggraf
TIEMPO PASCUAL

Arvo Net,
16/04/2006

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2006

Contacto: webmaster@arvo.net

Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

 

 

Enviado por Arvo - 16/04/2006 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.44
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós