Sábado - 19.Abril.2014

Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
La mirada de Ulises La mirada de Ulises
Cine de hoy Cine de hoy
Entretenidas Entretenidas
Ideas desde el patio de butaca Ideas desde el patio de butaca
Animaciones Animaciones
Clásicos inesquivables Clásicos
Films de rara belleza Films de rara belleza
Sección acción Sección acción
Históricas Históricas
La música en el cine La música en el cine
Libros sobre cine Libros sobre cine
Gente del cine Gente del cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

HABLEMOS DE SOLAS (José Luis García)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo
Documento sin título

HABLEMOS DE SOLAS

El Videoclub de Alicia tiene una simpática peculiaridad. Como una de esas librerías antiguas en la que había una trastienda donde se celebraban entrañables tertulias literarias con hombres barbudos fumando en pipa, la trastienda de Alicia es un confortable y amplio salón, casi familiar.

Por José Luis García

El Videoclub de Alicia tiene una simpática peculiaridad. Como una de esas librerías antiguas en la que había una trastienda donde se celebraban entrañables tertulias literarias con hombres barbudos fumando en pipa, la trastienda de Alicia es un confortable y amplio salón, casi familiar. Está decorado con mucha gracia. Sus cuadros son todos carteles de Clásicos del cine: La Reina de Africa, El Golpe, La Diligencia, Rebeca, Río Bravo, Lo que el viento se llevó, la mítica Casablanca… También algunas fotos de estrellas como Ava Gardner, Tony Curtis, Jack Lemon, Lauren Bacall, Bogart, Sofía Loren, Tom Hanks,… o directores como Orson Welles, Dreyer, Sidney Lumet, Cukor, Bergman, Woody Allen o Spielberg. En varias vitrinas y paneles hay carteleras de una gran variedad de películas de todos los tiempos.

En un rincón duerme, como el arpa de Bécquer, una de esas antiguas máquinas de proyección similar a la que se incendia en Cinema Paradisso. A sus pies, todo un rollo de celuloide desparramado por el suelo. Del techo cuelgan varios reflectores que iluminan la sala como si fuera un plató de rodaje. En otra esquina, una cámara vetusta e inquieta parece escrutar los espíritus a caballo sobre una dolly -la famosa grúa de rodaje- llena de energía. Otras dos cámaras apoyadas en trípodes enfocan en diferentes posiciones. En el centro, una baja y ovalada mesa de madera de nogal, en torno a la cual hay varias butacas similares a las de las salas de cines de primera calidad. En una de los dos fondos más estrechos, una excelente y proporcionada pantalla se halla oculta tras un fastuosos cortinaje de terciopelo azul marino. Un viernes al mes, Alicia tiene preparada una película de estreno que consigue no sabemos cómo y que se proyecta a través de dos aberturas que disimulan una de las carteleras. Asistimos habitualmente alrededor de ocho personas. Cada uno coge su butaca y la coloca mirando a la pantalla, se pagan las luces, se abren las cortinas y ¡ comienza la sesión! Estamos en el Cinefórum mensual de Alicia.

Hoy vemos por tercera vez Solas, de Benito Zambrano después de los 5 Goyas que acaba de llevarse hace unos días y a punto de cumplirse un año desde su estreno.

Cuando termina la sesión aplaudimos tan largo y tendido cuanto la obra lo merezca. En este caso, mucho; como si estuviéramos en el estreno oficial o en el teatro. Acto seguido, situamos de nuevo nuestras butacas alrededor de la mesa, ayudamos a Alicia a servir refrescos o café con pastas, alguno enciende un cigarrilllo… Ha llegado el esperado momento de comentar la película.

Como hay asistentes nuevos, Sonia mi mujer, es la primera en tomar la palabra y hace una especie de introducción.

-Como veis, Solas plantea muchos temas y temas todos serios. Aquí el realismo es profundo, apenas hay nada de ficción. Los personajes pueden estar un poco exagerados, pero creo que muy poco: solamente lo suficiente para dejar claro en el tiempo que dura la película quién es quién. Podemos decir que Solas habla de la Mujer y de la Madre, de las relaciones de parejas de dos generaciones distintas, habla de la sexualidad y del amor, habla de la vida y del horror del aborto. Habla de la miseria moral que, cuando va unida a la pobreza, a la incultura y a la humillación, se hace insoportable. Pero sobre todo, Solas es un homenaje a esas mujeres que lo dan todo en la vida -fundamentalmente a su marido e hijos- sin esperar nada cambio; en muchos casos, a pesar de las vejaciones que reciben de ellos. Me parece que plantea otro tema de gran interés: el de la incomunicación y la soledad, aun en el seno del matrimonio, agudizado quizá en nuestros días, pero que, no nos engañemos, es un problema ancestral.

En definitiva, se puede decir que Solas es un viaje a lo más profundo del corazón humano, que aborda temas muy de fondo y de validez universal. María Galiana -la actriz que encarna a la anciana de pueblo- se quedó admirada del éxito de la película en Japón, una sociedad aparentemente tan distinta a la nuestra. O cómo en Alemania le dijeron que su papel era como el de una madre "berlinesa". O sea, que Zambrano sitúa su historia en un arrabal de Sevilla y su mensaje cala en culturas muy diferentes y tierras lejanas. Cuando un tema es universal y está tratado con acierto, hay éxito de público seguro.

-Bien Sonia, -ahora es Alicia la que habla- pero yo añadiría que el éxito de Solas se debe sobre todo a que es una película de homenaje a la madre y a la mujer, sí, pero también con todo el dolor de un terrible entierro….

Todos nos quedamos con la boca abierta. Esta Alicia de qué irá.

-Pues sí, es que no os dais cuenta. Con Rosa Jiménez Peña, esa entrañable anciana de pueblo, la civilización occidental asiste al funeral de un tipo de mujer que posiblemente no vuelva a ver. Somos conscientes de que en cuestión de pocos años ni con lupa se va encontrar una mujer así. Los casi cincuentones dicen que les recuerda a su madre, y los jóvenes a su abuela. Pero los jóvenes de hoy dentro de unos años sólo tendrán Solas para ver una mujer así. ¿Es que no os dais cuenta? La película es una ceremonia multitudinaria celebrando el homenaje a un ejército de heroínas que no se volverá a ver. Es un largo y desgarrado y doloroso adiós. Por eso, la escena que me gusta llamar "el tránsito de Rosa", al amanecer, cuando parece que acaba de obrar el milagro de que su hija decida dar a luz a su nieta, es una escena de un lirismo indescriptible. Es un adiós glorioso, serenamente triunfante de quien ha logrado la medalla de la gloria porque todo lo dio a los demás. Ese tránsito glorioso es nuestro adiós a este tipo de mujer. En contra de todo lo esperado y de lo políticamente correcto, instintivamente los espectadores occidentales se dan de tortas por no perderse el homenaje y llorar la orfandad en que nos deja…

-La orfandad y la esperanza Alicia…

-Por supuesto, la película con ese final de luz blanca triunfal -a la que contribuyen curiosamente las lápidas del cementerio de Carmona-, y con esa niña, Rosita, nacida a pesar de tener todo en su contra, es todo un canto a la esperanza, al amor y a la vida. Zambrano nos contagia su optimismo y ojalá en esta ocasión se cumpla su intuición de artista, ojalá el amor sea más fuerte que el odio.

-¿Sonia, dijiste antes que habla del sexo y del amor….?

-Efectivamente, uno de los momentos cumbres de la película es la secuencia en que la protagonista le dice al camionero que le ha dejado embarazada que está decidida a tener el hijo. El, tras barrerla a insultos y humillarla, le responde que no quiere saber nada, que con él no cuente ni para casarse ni para mantener el hijo. "Mira niña, si quieres una po…, yo te presto la mía; pero ahí se acaba toda nuestra relación". Zambrano con este crudo y directo diálogo da carpetazo a tantos argumentos hipócritas como se buscan para justificar el aborto, y lo presenta como la última instancia de la premisa "sexo sin riesgo". María, la protagonista, se da cuenta de lo que había significado su relación: mero consumo de sexo. Ni amor, ni mirada a la cara, ni compasión. Ni siquiera está dispuesto a acompañarla en su cita para el aborto. No ha habido ninguna relación personal, solo el insulto, la humillación y el desprecio. Sale de la entrevista con un nivel tal de angustia que a punto está de tirarse al tren mercancías que en ese momento pasa, en otras de las magistrales secuencias de la película, con un guiño a Ana Karenina…solo que aquí Zambrano salva a su personaje.

-Y del aborto…

-Pues ahí tienes a una mujer de 35 años, depresiva, alcohólica, en el paro, viviendo sola en una pocilga,… Un caso límite con muchos atenuantes -si es que el asesinato puede tener alguno- para la trágica decisión de abortar. Pero de esta situación de indigencia el guión hace virtud y María, removida por el ejemplo admirable de su madre y la conversación con el jubilado asturiano, resuelve positivamente el conflicto.

-Mucho valor el de Benito Zambrano cuando le hace decir al viejo que es contrario al aborto…

-Y mucho más valor cuando ella le dice que deje de comprenderla tanto por haber pensado en abortar y le ayude a rehacer su vida, a tener a su hijo. Ella quiere tener el hijo…

-Pues sí, alejándose del fácil y cómodo sendero de lo políticamente correcto, Zambrano en ese diálogo antológico -con un tempo sostenido insuperable- bucea en el profundo abismo de la desesperación y de la noche para subirse al glorioso amanecer del amor, de la esperanza y de la vida. Ya ha amanecido -dice el anciano-, demos gracias a Dios por el nuevo día. Es el plano siguiente a la "Transición" de Rosa y cuando ya se ha tomado la decisión de que la niña nazca.

-No hemos dicho nada de que también es una película que se inscribe dentro del cine independiente, del nuevo cine social europeo…

-Sí parece que se vuelve a un nuevo Neorrrealismo, a un cine que se aleja de la beatyful people y que se fija en ese otro rostro de la sociedad opulenta, que son las grandes bolsas de marginación. Generalmente son films descriptivos, casi ninguno tiene forma de denuncia ni plantea folletinescas luchas de clases, tantas veces teñidas de demagogia. Por eso me parecen más eficaces. Al sugerirte, al mostrarte la miseria sin echarte nada en cara, hieren más la conciencia y nos animan a ser más solidarios…pero tenemos que aprender a serlo en cosas sencillas. ¿Qué es lo que cambia las vidas de la hija y del vecino jubilado en la película? Pues un montón de detalles pequeños de cariño de nuestra anciana heroína… En las ciudades pueden pasar años y no conocerse ni de vista los vecinos de una misma comunidad. Quizá hay cosas que se pueden mejorar… La gente mantiene conversaciones con desconocidos australianos a través de Internet con los famosos chat y no hablan con los de su casa. Eso es absurdo.

-La película también plantea cierto conflicto generacional. La hija le reprocha a la madre que no haya abandonado a su marido y padre de ella, a pesar de los malos tratos y de haber sido sirvienta y de tantas cosas más….

-…pero la hija huyó del hogar, del ambiente del pueblo y ¿Con qué se encontró? Es una mujer desquiciada a los 35 años.

-Sí, es cierto. Aquella gente huyó de los pueblos… En general se ha huido de esa sociedad llena de miseria del pasado. Hemos ganado en confort, hemos prosperado, pero también podemos preguntarnos si hemos ganado en felicidad. Cinema Paradisso planteaba una situación similar. El viejo proyectista de películas anima al joven discípulo a huir del maldito pueblo y no volver más. En la ciudad llega a ser un adinerado productor de cine, pero no parece que mucho más feliz, sino más bien al contrario. Nadie puede poner en duda que el desarrollo es algo positivo y lo ha sido mucho, pero quizá debamos plantearnos si no tendríamos que hacer las cosas de otro modo, dar a todo un enfoque distinto, donde libertad y solidaridad se conjuguen de un modo más adecuado, por ejemplo. Tendríamos que ver si no hemos perdido en la valoración de la dignidad humana; si, en definitiva, no nos estaremos degradando con tanto bienestar e individualismo. De todos modos, tiene gracia nuestra joven hiperactiva en la película, cuando dice que la gente debería nacer dos veces: una pobres y otra ricos…

-Pero el problema hoy no es tanto de pobreza -estoy hablando de los países desarrollados- cuanto de cómo la falta de medios -y peor aún, la falta de cultura- hace más difícil afrontar las adversidades en general y algunas más particulares de nuestra sociedad como la caída en el alcohol o las drogas, sobrellevar una enfermedad como el Sida…o resolver una cuestión como el aborto. Se dice que las penas con pan son menos, pero pienso que, sobre todo, las penas con cierto nivel cultural -no digamos más si también con cierta elevación de espíritu- se llevan mejor, mucho mejor. El maridaje entre miseria cultural y pobreza económica es poco alentador en todos los sentidos..

-En fin, hemos hablado de los temas de fondo, pero el éxito de la película se debe a varios factores, algunos también técnicos…

-Yo diría que SOLAS es una buena historia con un guión muy bien desarrollado, una magnífica dirección de actores, unas excelentes interpretaciones y que, como decíais antes, es un adiós a un tipo de mujer, pero que también deja una gran puerta abierta a la esperanza…

-Efectivamente es buena historia. El mismo director y guionista dice que le va a resultar difícil dar con otra historia como ésta. Es consciente de que -para ser su opera prima- se ha puesto el listón muy alto. Solas es una buena historia porque nos habla de personajes cercanos, de la calle, de los que ves todos los días en el autobús, en el mercado, en la sala de espera de una consulta. Por otra parte, es una historia tremendamente real, que plantea asuntos que están a la orden del día y que a todos nos resultan muy cercanos…

-Y luego Zambrano nos lo cuenta de un modo tan vivo, tan humano que parece que los personajes se van a salir de la pantalla, que los tienes en tu cuarto, casi te dan ganas de intervenir en alguno de los diálogos, sobre todo en ese último entre la protagonista y su anciano vecino, con ese final…

-Precisamente ese final tan esperanzador me parece que ha sido un elemento clave para el éxito de la película. Es una historia amarga, es verdad; pero no acaba con el cinismo hoy tan al uso de "la vida es así, todos somos unos egoístas y vamos a lo nuestro, qué le vamos a hacer. No tenemos remedio". Pues parece que sí hay remedio si somos capaces de amar de verdad, como los tres héroes de la película. Y digo los tres porque la joven protagonista también es un personaje heroico, capaz de resurgir de la situación de miseria moral en que se encuentra.

 

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

15/07/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.13:0.34
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós