Martes - 23.Diciembre.2014

ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
La mirada de Ulises La mirada de Ulises
Cine de hoy Cine de hoy
Entretenidas Entretenidas
Ideas desde el patio de butaca Ideas desde el patio de butaca
Animaciones Animaciones
Clásicos inesquivables Clásicos
Films de rara belleza Films de rara belleza
Sección acción Sección acción
Históricas Históricas
La música en el cine La música en el cine
Libros sobre cine Libros sobre cine
Gente del cine Gente del cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

EL EFECTO MÁTRIX (José Luis García)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo
Documento sin título

EL EFECTO MÁTRIX
Mátrix plantea una nueva cosmovisión, es decir, una interpretación global de la realidad, con un buen rollo que no se entiende del todo bien a la primera.

¿HACIA UNA NUEVA RELIGIÓN, VIRTUAL?




Hace algún tiempo que me paso a menudo por el Videoclub de Alicia, porque en las pausas del trasiego, se forman de manera espontánea interesantes conversaciones, tertulias, sobre el producto de mayor éxito del momento.

Alicia es el cerebro del negocio. Tiene unos 35 años –al menos, eso parece-, una cultura envidiable; con ojos grises no muy grandes que, tras airosas gafas progresivas, perforan los sentimientos del cliente más hermético. Apenas éste abre la puerta ya sabe lo que va a pedir o la perplejidad que le abruma. Está encantada con su trabajo y por eso mismo es altamente apreciada por los vecinos de la urbanización, en la que también yo vivo. De lo dicho puede colegirse que Alicia, es una experta en cine y una gran sicóloga. Yo la llamo, cariñosamente, la catedrática.

Hace semanas que todo el videoclub está decorado con carteles de Matrix, por lo cual no es necesario preguntar por el video más solicitado. ¿Tendrá Alicia la clave del éxito de esa película? No me cabe ninguna duda. Pero prefiero dar un rodeo, antes de plantear la cuestión nuclear.

-Desde luego, me dice, ha sido una de las películas más taquilleras de 1999. Durante meses ha sido el vídeo más alquilado; pero no sólo aquí, sino en toda España. ¡Qué furor entre todo tipo de público!, especialmente, claro está, entre la gente joven. Es una película futurista, ¿sabes? Hay un montón de efectos especiales excelentes. Todo lo que pasa es increíble, pero da la impresión de que es verdad...

-¿Crees que ahí está la clave del éxito?

-Bueno, no exactamente. Creo que ha sabido dar lo que el público desea. Matrix plantea una nueva cosmovisión, es decir, una interpretación global de la realidad, con un buen rollo filosófico que no se entiende del todo bien a la primera. Digo nuevo, no porque el mensaje sea original. Todo Matrix ya está planteado en otras películas: en 2001, en Blade Runner, en Terminator, Alien o en el Show de Truman...

-Y en Descartes, dice Iván, ante el asombro de los contertulios.

MATRIX Y DESCARTES
Iván es el segundo de abordo en el videoclub de Alicia. Es doctor en Medicina, pero no ha pasado el Mir. Quizá no lo pase nunca. Quizá esté harto del «sistema». Quizá no le interese. Quizá hubiera querido ser uno de los médicos del pasado o de los que quizá habrá en el futuro. A los diez años se había tragado el Quijote en V.O. A los quince había leído todos los Diálogos de Platón. Ahora trabaja aquí. Quizá algún día monte su propio videoclub. No le disgusta, aunque sufre cuando el cliente pide una zafiedad. Entonces, mueve imperceptiblemente de un lado a otro la cabeza y murmura para su sayo palabras ininteligibles. Al cabo de unos segundos inicia una conversación con el cliente. Pero ahora yo pregunto:

-¿Descartes?

-Sí, Descartes, el matemático y filósofo del XVII. Hace cuatro siglos ya se había planteado la «hipótesis del genio maligno». Pensó –Iván suele remarcar el verbo pensar y sus derivados- que era pensable que todos fuéramos víctimas de un genio manipulador, que nos haría pensar que es verdad lo que no lo es; que, en resumidas cuentas, todo podría ser un sueño, un engaño, como pensó al Segismundo de Calderón.

-¿De veras pensaba Descartes que eso es posible?

-Bueno, pensó que era pensable. Pero a la vez pensaba que era imposible.

-¿Y por qué era imposible si era pensable?, incita Alicia.

- En el fondo, retóricas aparte, por sentido común. Porque no todo lo pensable es real o sencillamente posible. Descartes sabía que Dios existe. Y se ingenió un argumento para demostrarlo. Una vez sabido que Dios existe, es de cajón que no puede ser un genio maligno ni abandonarnos en las manos de un ente semejante. En el fondo, Descartes pone a Dios como garante de que nuestra razón es básicamente veraz, aunque por supuesto cometa errores.

-Y a ti te convence eso?

-Bueno, me convence más, de entrada, el hecho de que si todo fuera un error no tendríamos experiencia de la verdad; y obviamente la tenemos. Y sobre todo, compartimos verdades conocidas. El hombre es un ser social y no ha de extrañar que necesitemos de otros para confirmar o llegar al conocimiento de ciertas verdades.

EL ÉXITO DE MATRIX
-Bien, volvamos a Matrix, Alicia. ¿Cuál es la clave de su éxito?

-Yo creo, dice Alicia, que se debe básicamente a una excelente combinación de un lenguaje de rabiosa actualidad, el «informático», con el interés vital de toda persona sobre la misteriosa realidad de la vida. Matrix te dice: «tu vida y el mundo en el que vives pueden no ser verdad; más aún, probablemente es un programa, todo está programado de antemano y tú eres una pieza más del conjunto, te mueves sin libertad. Debes huir de ese mundo y pasarte al otro, al «virtual», que es el que está en la red, en el que tú puedes vivir y puedes manejar a tu placer. Más aún, tú vas a ser el creador de ese mundo». Si, además, esto te lo plantean con múltiples secuencias calcadas del mundo cibernético, de los juegos de ordenador, del mundo del Cómic, el éxito está asegurado. Ya sabéis que la llamada realidad virtual, apasiona a todo el que la disfruta. Como sucede en Matrix, ahora, por ejemplo, puedes ponerte unas gafas con las que ves otra realidad; y con unos guantes especiales sentir las sensaciones táctiles de esa otra realidad. Es lo que sucede ya en El mundo feliz de Aldous Huxley. Añade a todo esto unos efectos especiales alucinantes. Los hermanos Wachowski -realizadores y guionistas del film- han sabido conectar con un público numeroso y adelantarse cinematográficamente a su tiempo. En esto creo que radica la clave del éxito.

MATRIX Y LA RELIGIÓN
-Ciertamente –me permito expresar-, todo eso es fascinante... Si uno se entrega o se abandona al consumo de «realidad virtual» quizá pueda convencerse de que es tan real como esta mesa, puede dominarle la ilusión de que él, más que criatura, es creador... ¿Matrix, compite con la religión, pretende sustituirla o no tiene nada que ver?

-Fíjate, responde Alicia, que en el film, el expertísimo cibernético Morfeo, a modo de Juan el Bautista, ha descubierto y señalado a Neo como «El Salvador» del mundo dominado por las máquinas inteligentes. Neo es consciente de su poder divino y quiere anunciar a todos la salvación. Todos tenemos que cooperar para despertar a la gente del programa en que se encuentra. Es una idea brillante ¿no? Morfeo descubre al Salvador, Neo (ONE: el número uno). En Matrix hay profecías, milagros, una chica enamorada de Neo que se llama Trinity (Trinidad). Hay un rescate, un nuevo nacimiento, un bautismo… Hay también un traidor, un Judas. Ese es el mundo construido por la película. Además, los creadores de Matrix quieren conseguir que sea un film interactivo. Tienen una página Web en Internet y se ha abierto un diálogo sobre la película, además de varios concursos. Y en breve tendremos Matrix II y III. Tú me dirás...

-La verdad es que ahí aparecen muchos elementos cristianos…

-Por supuesto. Están tomados intencionadamente del cristianismo por los creadores de Matrix.

-Entonces, ¿puede decirse que es una película «cristiana», o un modo de aproximación al Cristianismo?



MATRIX Y LA SALVACIÓN
-No; no exactamente. Matrix es una más de las películas que en los últimos tiempos sugieren nuevas imágenes sobre la salvación. Y cada vez más la salvación está ligada a las tecnologías. Estas películas deben tomarse en serio en la medida que reflejan ideas y actitudes vitales concretas que están cuajando en la sociedad. Hoy, en el mundo informático, en el que están formándose las nuevas generaciones, se está creando como una "nueva religión": una verdadera "espiritualidad de la red".

-¡Hombre, Alicia!, ¿no estás exagerando?

-Por lo general, las personas maduras no se toman muy en serio las imágenes futuristas de la humanidad, sin embargo hacen mella en la imaginación de los adolescentes y canalizan su tendencia a vivir en otro mundo. Ponen en marcha un mecanismo que los psicólogos llaman «identificación». Sin ir más lejos, al día siguiente de ver las películas, un grupo de chicos de la urbanización comenzó a grabar en vídeo escenas similares a Matrix, imitando vestuario, posturas, comportamientos… Además, hoy en día ha entrado en la vida de los chavales otro factor que parece decisivo: las «comunidades virtuales».

-En esa jerga informática, ¿lo «virtual» es algo así como lo «imaginario»?

-No. Conviene distinguir lo imaginario de lo virtual. Internet permite la creación de verdaderas "comunidades" que se llaman “virtuales” porque no son físicas, pero son reales. Se establecen lazos reales entre grupos de usuarios. El «deseo de comunidad» es natural, especialmente en la adolescencia; y la red lo facilita. Para algunos tiene el mismo origen que el deseo religioso de «comunidad espiritual», de comunión. Por eso comienza a abrirse paso la idea de una religiosidad en el ámbito informático en la que individuos solitarios participan desde su habitación en la creación de un ciber-espacio.



¿NACE UNA NUEVA RELIGIÓN?

-¿Entonces, cabe decir que estamos asistiendo al nacimiento de una nueva religión?

-No exactamente. En Internet no hay una visión espiritual unitaria ni exclusiva. Pero es indudable que tanto su carácter casi universal como la juventud de sus usuarios está provocando un aparcamiento del sistema de creencias serias, sólidas, fundadas en la realidad de las cosas, hasta ahora vinculadas a la familia o a la Iglesia. La red proporciona una experiencia de «lo sagrado» de características totalmente nuevas: no habría verdades absolutas; nada es completamente verdad y todo está permitido. Y, sin embargo, también se tiene la impresión de habitar en un "Gran misterio", omnipresente en toda experiencia informática.

-¿Y ese "Gran Misterio" sería como el nuevo dios?

- Efectivamente. Algunos piensan que en la red habita el «espíritu del mundo», el Único, y que llegará el día en que todo confluirá en ese Absoluto. Otros, en cambio, afirman que vamos camino de un nuevo tecno-paganismo: o sea, un paganismo tecnológico, en el que convivirán, como en los tiempos paganos, pequeños dioses extraídos de la diversidad de creencias religiosas de cuantos participan en la gran comunidad de la red.

-Pero, Alicia, si uno mantiene los pies en el suelo, le cuesta creer en el éxito de esa nueva cosmovisión.

-Por de pronto, de hecho, ya existen muchas comunidades virtuales. En ellas hay una gran preocupación por lo religioso y, en ocasiones, producen respetables frutos espirituales y de solidaridad.

-¿Crees que los elementos cristianos de Matrix pueden tener fuerza pedagógica?

-¡Claro que sí! Los planteamientos filosóficos y teológicos de Matrix -todo lo superficiales que se quiera- han servido para que muchos chicos y chicas hayan hablado sobre estas cuestiones vitales. La película ha sembrado inquietudes sobre temas de por sí arduos y difícilmente asequibles a la mentalidad materialista de los chavales. Hay que aprovechar esta ocasión de oro para profundizar con ellos en esos contenidos, teniendo en cuenta que aún faltan al menos dos nuevas entregas de la Serie. Es una estupenda ocasión para que los padres y educadores en general, se informen, se documenten, se interesen por lo que ve la gente más joven, vivan juntos la aventura «virtual», con los pies bien pegados al suelo –como tú decías- y la cabeza bien amueblada, sabiendo que vivimos entre muebles con los que te puedes romper la cabeza, si te descuidas. La realidad virtual puede ser estupenda para divertirse, pero no para entregarse a ella y acabar más loco que una cabra.

Iván trata inútilmente de dominar hacia atrás su abundante cabellera:

-En una obra de Chesterton, hay un personaje que está a punto de creerse que él es el creador del mundo. Entonces va otro que lo sabe y, por sorpresa, le derriba y le ata fuertemente a un árbol; y ahí lo deja toda la noche, a la intemperie, entre rayos y truenos. A la mañana siguiente estaba curado de su incipiente locura.

José Luis García

 

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

14/07/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.34
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós