Jueves - 18.Octubre.2018

Necrologica
CHRISTMAS SOLIDARIO
ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Art. A. Orozco Antonio Orozco
Andrés Ollero Tassara Andrés Ollero
A. R. Rubio Plo A. R. Rubio Plo
BLANCA CASTILLA DE CORTÁZAR Blanca Castilla de Cortázar
F. Acaso F. Acaso
Francisco de Borja Santamaría Francisco de Borja Santamaría
Javier Láinez Javier Láinez
José María Barrio Maestre José María Barrio Maestre
Juan José García Noblejas Juan José García Noblejas
Jesús Ortiz López Jesús Ortiz López
Juan Luis Lorda Juan Luis Lorda
J.R. García Morato J. R. García-Morato
Jutta Burggraf Jutta Burggraf
Luis Alonso Somarriba Luis Alonso Somarriba
Luis Olivera Luis Olivera
Lluís Pifarré Lluís Pifarré
Natalia L. Moratalla Natalia L. Moratalla
Ramiro Pellitero Ramiro Pellitero
RODRIGO GUERRA LÓPEZ Rodrigo Guerra López
Tomás Melendo Granados Tomás Melendo
Escritos Arvo Escritos Arvo
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.
prueba

CRUCIFIJO Y LAICIDAD (Francisco de Borja Santamaría)

ver las estadisticas del contenido

 Crucifijo y laicidad

Francisco de Borja Santamaría

 El pasado 18 de marzo la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) se retractó de su sentencia de noviembre de 2009 en el caso “Lautsi contra Italia”, en la que establecía como contraria a la Convención Europea de Derechos Humanos la norma italiana que obliga a que haya crucifijos en las escuelas.

La Gran Sala, ahora en cambio, con 15 votos a favor y dos en contra, ha modificado su criterio. En primer lugar, ha hecho lo que no hizo en su sentencia de 2009: dejar a los estados miembros un margen de apreciación sobre el principio de laicidad. Pero más importantes que este aspecto formal son los argumentos de fondo. El alto tribunal considera que la presencia de  los crucifijos en las aulas no constituye "una violación de los  derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones" y  de "la libertad de religión de los alumnos" ya que "no subsisten  elementos que puedan probar que el crucifijo influye eventualmente en  los alumnos". Añade la Corte Europea que "un crucifijo colgado de una pared es un símbolo esencialmente pasivo, cuya influencia sobre los alumnos no puede ser comparada a un discurso didáctico o a la participación en actividades religiosas".

Es decir, lo importante de esta sentencia consiste en que, desdiciéndose de lo que había establecido en 2009, reconoce que la presencia del crucifijo no tiene carácter adoctrinador y que su influencia en los alumnos es más que discutible (apreciación, por otra parte, bastante lógica, pues no hay constancia alguna ni de que los crucifijos de las aulas perturben a los niños ni de que, por el contrario, los torne religiosos).

Para entender las argumentaciones del Tribunal es preciso, en mi opinión, desembarazarse del prejuicio laicista de que la neutralidad del Estado consiste en que la religión carezca de toda presencia en el ámbito público. Se trata de un error generalizado, pero de bulto. La identificación de lo estatal o de lo público como un espacio “libre de religión” resultaría todo menos neutral. Eso significaría la nada neutral imposición sistemática de la “no religión” al conjunto de la ciudadanía. La neutralidad del Estado, habida cuenta de que la presencia de un símbolo religioso no representa ninguna imposición religiosa, estriba más bien en que la presencia o no del crucifijo –o de otros símbolos religiosos- sea conforme con las demandas de los ciudadanos entendidas en clave de mayoría. Puesto que su presencia puede gustar o no y puesto que son legítimas las dos pretensiones –que el crucifijo esté presente o que no esté-, lo lógico es que el conflicto se resuelva conforme al criterio de las mayorías.

En definitiva, en el nivel de los principios hay que admitir que el crucifijo no “tiene que” estar en un aula pública, pero “puede” estar. Que, en cada caso, esté o no esté dependerá de la regulación legítima que en cada caso se lleve a cabo. Y aclaración importante: que en los espacios públicos estén presentes los símbolos religiosos no convierte en “confesional” al Estado que los permite o impone. La presencia de signos religiosos en espacios públicos o estatales no representa un acto de reconocimiento de una religión como verdadera por parte del Estado. Simplemente es una manera de dar cauce a un sentir de los ciudadanos o a un hecho sociológico, que, recordémoslo, no tiene carácter impositivo para el resto y, por tanto, no atenta contra la libertad religiosa de nadie.


Otro artículos del mismo autor aquí

.


20/03/2011 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.15:0.16
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós