Jueves - 25.Mayo.2017

ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Fe y razón Fe y razón
Evolución y evolucionismos Evolución y evolucionismos
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.
Estás en: Fe y ciencias

CIENTIFICOS ATEOS (R. Sheldrake)

ver las estadisticas del contenido
Documento sin título

CIENTIFICOS ATEOS



Por Rupert Sheldrake y Stauley Oakes

JACQUES MONOD, CARL SAGAN, ISAAC ASIMOV

"EL REINO DE MONOD"

Jacques Monod escribió Azar y necesidad. Le conocí muy bien, era materialista, pero distinto de muchos materialistas. El creía de sí mismo que era Dios; tenía una especie de obsesión divina. En el último capítulo de su libro, que se titula El Reino y las Tinieblas, se dedica a dogmatizar. No se trata, por supuesto, de ciencia; en absoluto. Es profecía. Abandonando cualquier racionalidad, procede a adoctrinar según los dictados de Jacques Monod. El Reino es seguir las creencias de Monod y llegar a ser uno de sus amados discípulos. Las Tinieblas consisten en no hacerlo.
Henry Margenau

Pienso que Monod eleva el azar a la categoría de principio creador universo, para apoyar la creatividad de la evolución. De hecho, está proponiendo una teoría metafísica donde el azar desempeña funciones análogas a las que tiene Dios en algunos sistemas tradicionales de pensamiento. El término azar suena como si fuera una categoría científica, pero en realidad no lo es. Los materialistas creen que el azar es la única fuente de creatividad porque eliminan la existencia de cualquier factor creativo no material. Pero todo esto no es más que un prejuicio metafísico y no tiene nada de científico.

Rupert Sheldrake


CARL SAGAN E ISAAC ASIMOV

En mi opinión, algunos publicistas científicos como Carl Sagan e Isaac Asimov se están volviendo dogmáticos y están violentando la realidad. Quizá Whitehead pueda darnos una pista al respecto. Al considerar la ideología mecanicista -lo que llamaba Naturaleza desvitalizada-, Whitehead mantenía que esa ideología se imponía eliminando de la imagen de la Naturaleza todo lo que fuese sentido y finalidad, y no porque la finalidad no existiera realmente, sino porque la postura mecanicista no le permitía existir. Siempre habrá alguien que tratará de reducir el mundo a proporciones materialistas. Pero entonces se produce -decía Whitehead- un fenómeno digno de estudio: nos tropezamos con gente movida por la finalidad de mostrar ¡que la finalidad es una ilusión!
John E. Smith

Escritores como Sagan y Asimov crean la falsa impresión de que existe una contradicción entre el pensamiento cristiano y la ciencia o la filosofía. Su campaña de intimidación perderá fuerza cuando se divulgan las declaraciones de las grandes figuras intelectuales del mundo: científicos y filósofos que no son divulgadores

Stauley Oakes


CARL SAGAN

Sobre la base de varias conferencias que le he oído y de lo poco que le he oído y de lo poco que le he leído pienso que Carl Sagan no tiene nada original que decir. Se limita a divulgar la absoluta visión mecanicista del mundo en relación con la astronomía: el caos primordial a partir del cual comienza sus explicaciones es el mito de una «sopa» primordial que nunca existió. Pienso que estas personas no tienen ninguna consideración con los hechos. Porque los hechos son quizá demasiado inquietantes, prefieren por eso considerarlos ¡irrelevantes!
La moderna teoría mecanicista de la vida se basa aún en la idea de que los organismos vivos son máquinas. Lo esencial de las máquinas es que están constituidas por partes con interacción recíproca y que funcionan enteramente según las leyes físicas y químicas. Las máquinas pueden desarrollar actividades intencionadas pero no tienen almas, espíritus ni misteriosos factores vitales. Sin embargo, las máquinas están fabricadas por hombres para realizar fines humanos, como resultado de la humana creatividad. De modo que, en cierto sentido, lo psíquico o mental de las máquinas no está dentro de ellas sino fuera: en la mente de quienes las inventaron y fabricaron. Y, de hecho, esta analogía mecánica, utilizada por los biólogos mecanicistas, es la misma analogía que ha utilizado la teología tradicional: si los organismos vivos tienen aspecto mecánico es que han de haber sido diseñados y fabricados por un creador inteligente.

Rupert Sheldrake


EL ERROR DEL MECANICISMO

Si la teoría mecanicista sostiene que los organismos vivos obedecen sólo a las leyes conocidas de la física y de la química, fácilmente aparecerá un error, porque sabemos muy poco sobre el modo como los organismos se desarrollan, sobre los procesos embriológicos o la herencia de instintos. De hecho no estamos en condiciones de decir que podamos explicar todo en términos físicoquímicos. Pueden existir factores desconocidos y probablemente existen. Si deseáramos saber si ya conocemos todas las leyes físicas y químicas que se refieren a organismos vivos, tendríamos que hallar experimentos para comprobar si estos organismo pueden o no explicarse enteramente en términos de las leyes físico-químicas conocidas. Este es el camino que podríamos tomar para resolver la cuestión. Pero la teoría mecanicista -como es sabido- ni siquiera plantea la cuestión. Niega que la pregunta tenga alguna validez y presume que ya conocemos los principios que necesitamos conocer. Por eso impide plantear cuestiones que podrían capacitarnos para encontrar algo nuevo sobre la verdadera naturaleza de los organismos vivos... y sobre la naturaleza en general.


La teoría biológica mecanicista conserva la analogía mecánica, y sin embargo, rechaza que exista algún inventor o fabricante de la máquina. Pero de hecho las máquinas exigen inventores y fabricantes.
Se han dicho multitud de tonterías sobre computadoras y no quiero insistir en ello porque todo este tema me resulta ya aburrido. Pienso que lo más obvio es que estas computadoras han sido fabricadas por mentes humanas; son producto de mentes humanas. No podrían existir sin inventores humanos, sin la gente que los fabrica y la gente que las programa. Imitan algunos aspectos de las mentes que las produjeron. Pero decir que se parecen un poco a la mente y que pueden hacer algo de lo que la mente hace, siendo producto de la mente, no puede probar nada sobre la supuesta naturaleza física de la mente. Me parece un razonamiento infantil decir que si las computadoras hacen cosas un poco parecidas a la mente, la mente ha de ser idéntica a las computadoras.

Rupert Sheldrake

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

05/05/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.13
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós