Miércoles - 27.Agosto.2014

Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

EL HOMBRE-ARTISTA Y SU HACER (Pedro Antonio Urbina)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo

EL HOMBRE-ARTISTA Y SU HACER

Por Pedro Antonio Urbina


Se lee en algunas traducciones de la Biblia que «el hombre ha nacido para trabajar» (Job 5,7). De pronto me ha llamado la atención este 
para. Sin duda alguna este trabajar del hombre, al que el Creador le destina, no es un trabajar irreflexivo ni caótico o desordenado, sino con un fin. Qué fin. Sin duda un fin natural al hombre, criatura del Creador. Él mismo lo ejemplifica: «como el ave para volar». Es un fin natural al hombre, criatura del Creador. Si es hombre, es libre. Ha sido destinado a trabajar libremente: puede, en uso de su libertad de decisión, no trabajar. Si trabaja es porque quiere a su naturaleza y el fin de ella. Y su trabajar así es meritorio, perfeccionador, reconocedor de que es criatura del Creador.

Luego este 
para trabajar no tiene como fin la obra, sino lo que ella dice. El fin está más allá que su obra.

El artista no tiene como fin final su obra hecha, sino que su fin está más allá de la obra misma. Si el fin del arte fuera la obra hecha, el hombre-artista tendría un fin subjetivo, ¡cosa absurda! Y, además, la Belleza no es mía, es Suya, es Ella misma en sí misma. E igual respecto a la belleza de las cosas. La belleza está fuera de mí, y la en mí no es belleza 
decidida por mí, sino objetiva también. (Al decir yo de ella la subjetivizo un tanto, pero no tanto que no sea ella.)

Si el filósofo es sólo filósofo, es incompleto, tanto, que ni siquiera es hombre. No le basta no le debe bastar con el goce especulativo o, si se quiere decir así, contemplativo. El hombre filósofo, pues es hombre, debe obrar el bien. Y, pues es hombre, aunque no sea un profesional del arte, hará, sin duda, algo bello en su vida: es imposible que la verdad que dice o escribe no sea dicha en belleza. Es sólo un ejemplo.

Nadie ha nacido para sólo conocer la verdad. Esto sería una aberración.

El Creador dice: «el hombre el filósofo, el artista, todo hombre ha nacido para trabajar, como el ave para volar». Lo natural del hombre, lo suyo, lo justo y esta justicia se refiere al Creador , es que trabaje.
________

Pedro Antonio Urbina, colaborador de Arvo Net, es filósofo y crítico de arte, escritor de relatos, biografía, teatro, poesía. Entre sus obras se cuenta 
Filocalía o Amor a la belleza (con prólogo de Antonio Millán-Puelles, ed. Rialp, Madrid 1988)

Compártelo:
meneame digg delicious technorati google bookmarks yahoo blinklist twitter Facebook
Vota:
Resultado:
(1 votos: promedio 5 sobre 5)
10/06/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.28
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós