Domingo - 23.Noviembre.2014

ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
La mirada de Ulises La mirada de Ulises
Cine de hoy Cine de hoy
Entretenidas Entretenidas
Ideas desde el patio de butaca Ideas desde el patio de butaca
Animaciones Animaciones
Clásicos inesquivables Clásicos
Films de rara belleza Films de rara belleza
Sección acción Sección acción
Históricas Históricas
La música en el cine La música en el cine
Libros sobre cine Libros sobre cine
Gente del cine Gente del cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.
Estás en: Cine > Entretenidas

EL RETORNO DEL REY (Gustavo de Prado)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo
Documento sin título

EL RETORNO DEL REY

Esta tercera parte de El Señor de los Anillos forma un todo con las dos películas anteriores pero es, en sí misma, una película distinta, más sólida, más grande. es la consecuencia y culminación lógica …

Por Gustavo de Prado
Producciones Casablanca

La saga llega a su fin y Sam podrá decir, por fin, que ha vuelto a casa. Esta tercera parte de El Señor de los Anillos forma un todo con las dos películas anteriores pero es, en sí misma, una película distinta, más sólida, más grande. Las dos anteriores cobran importancia en referencia a ella. A diferencia de lo que ocurrió con Matrix, en la que las continuaciones no eran sino meros rellenos innecesarios, El Retorno del Rey es la consecuencia y culminación lógica.
Para clarificar, antes de seguir, digamos que El Retorno del Rey es una obra maestra, un título obligado en la Historia del Cine, un clásico en el sentido fuerte de la palabra. No es de extrañar que, al fin, una película de aventuras haya sido considerada por la crítica de Nueva York (preludio de los Oscar) como la mejor película del año, que esté nominada entre las mejores película en los Globos de Oro o que en la votación popular de imdb.com 18.000 personas, hasta ahora, le hayan otorgado una nota de 9,1. La historia, como la del libro, es la de Sauron, Señor de los Anillos, que se dispone a asestar el último golpe sobre Gondor. Desde Mordor envía un ejército imparable de cientos de miles de hombres y orcos. La disuelta Compañía vuelve, poco a poco, a reunirse.

La película logra lo que se echaba en falta hasta el momento: el vigor épico de la trilogía. La dirección de Peter Jackson tiene una fuerza inusitada, precisa y preciosista. Nunca se habían rodado mejor escenas de batalla (ni siquiera Kurosawa). Los choques de ejércitos y la lucha de los hombres, sin embargo, no habrían bastado para alcanzar ese tono heroico. Por un lado están los diálogos acertados y con garra, especialmente los de Theoden y Aragorn. Por otra parte, Jackson convierte en protagonista emotivo al propio paisaje. Así ocurre en la secuencia en que Gondor pide ayuda a Rohan y las hogueras arden de torre en torre y de cima en cima. Otro gran momento es la presentación de la ciclópea arquitectura de Minas Tirith. Todo esto se ha logrado porque la fidelidad al relato de Tolkien es mucho mayor que en anteriores ocasiones y parece haber encontrado ese lugar en que hasta la naturaleza y el arte del hombre son parte del Bien empeñados en su lucha contra el Mal.

Las motivaciones de los personajes son uno de los apartados más interesantes. Las escenas de guerra son largas, pero encuentran su contrapunto en una caracterización muy lograda. Es difícil encontrar una película que aborde tantos sentimientos. En ocasiones con brevedad, pero de un modo muy intenso. Es una hora dura y los protagonistas se mueven alrededor de la desesperación, sin haber podido alcanzar sus metas y aspiraciones. Sin embargo, la mayor parte de ellos lucha aún, sin darse por vencido. A modo de ejemplo podemos citar dos personajes. Absolutamente imposible olvidarlos: Eowyn, lamenta que su corazón de guerrera haya quedado atado a un palacio, ama a un hombre que no le corresponde, pero convierte su desesperación en honor. Faramir quiere ganarse el corazón de un padre que le desprecia y, para ello, obedece las órdenes sin sentido que le da. Son dos grandes momentos pero también podemos encontrar el fuerte sentido de sacrificio en Arwen, de señorío en Aragorn, de firmeza en Gandalf, de honor recuperado en Theoden, de amistad en Gimli y Legolas y, por supuesto, de inquebrantable lealtad en Sam. Sólo Denethor, como ejemplo de lo que significaría dejarse llevar por la desesperación, acaba en el suicidio. Y Sauron en cenizas, por su afán de poder. Impresionantes, también, las astutas manipulaciónes de esa criatura digital que es Gollum desde su avaricia inicial (¡que gran presentación!) a la final.

La música es grandiosa y aun así no se impone sobre la imagen sino que la acompaña y fortalece. Utiliza los temas de las películas anteriores, pero variados de tal modo que se adapten a las nuevas circunstancias.

Hay algunos momentos del montaje verdaderamente extraordinarios, por ejemplo el momento en que se entrelazan la canción de Pippin, la gula de Denethor y el ataque desesperado de Faramir.

El Retorno del Rey es una película suficiente para que toda la saga adquiera relieve y se convierta en símbolo de una generación. El ímpetu de sentimientos e imágenes se entrelazan para llegar al espectador de modo impactante. Porque además de las ideas serias hay divertimientos como el de Legolas trepando por el Numakil que nos dejan boquiabiertos; planos como el del seguimiento subjetivo de una roca lanzada por una catapulta que nos enseñan las grandes posibilidades del cine; imágenes casi subliminares como la de Elrond abriéndose la capa para entregar la espada a Aragorn que convierten en gran símbolo un pequeño movimiento.

Tras ver la película desearíamos que todo el cine fuera así. Capaz de intensidad sin un segundo de aburrimiento. A su lado, cualquier producción del momento resulta sosa e intrascendente. En esta última entrega hay amor, celos, honor, terror, amistad, esperanza, desesperación, vida, muerte, pecado y redención. Aquí está todo. Toda la gloria y miseria del ser humano.

--------------------------------------------------------------------------------
©Gustavo de Prado
©Producciones Casablanca
©Arvo Net

 

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

17/07/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.33
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós