Sábado - 23.Junio.2018

Necrologica
CHRISTMAS SOLIDARIO
ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Noticia de libros Noticia de libros
Libros de creación Libros de creación
Biografías Biografías
Ciencia · libros Ciencia · libros
Ensayo · pensamiento Ensayo · pensamiento
Espiritualidad Espiritualidad
Libros de historia Libros de historia
Formación cristiana Formación cristiana
·teología Teología
ética. ética.
Filosofía Filosofía
Ediciones promesa Ediciones promesa
Ediciones rialp Ediciones rialp
Ediciones eunsa Ediciones eunsa
Casablanca comunicación Casablanca comunicación
libros libres LIBROS LIBRES
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.
prueba

NOSTALGIA DE DIOS, DE G. STEIN (Jesús Ortiz López)

ver las estadisticas del contenido
Documento sin título

NOSTALGIA DE DIOS, DE G. STEINER

Steiner logra hacer un diagnóstico de la enfermedad más profunda de nuestra época aunque quizá se pueda avanzar más en el camino del hombre en busca de Dios.

Título: NOSTALGIA DE DIOS
Autor: George STEINER,
Ed. Siruela 2001



George Steiner es un prestigioso pensador, bien conocido en el mundo y galardonado en España con el premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades. Está considerado hoy como uno de los más destacados humanistas contemporáneos: una vida dedicada al estudio de la cultura occidental y a la enseñanza en varias universidades norteamericanas y europeas. Como es sabido se han publicado en castellano algunas obras suyas tales como “Errata”, “Presencias reales”, y más recientemente otra titulada “Nostalgia del Absoluto”, a la que voy a referirme. Este ensayo corresponde a un ciclo de conferencias emitidas por la radio canadiense hace unos años, acerca del vacío moral de la cultura occidental como consecuencia -según Steiner- de la gradual crisis de las religiones organizadas y de la teología sistemática, especialmente de la religión cristiana en occidente. El decaimiento ha llegado a afectar al centro mismo de nuestra existencia intelectual y moral.

Aparecen entonces otros credos y religiones sustitutivas que se configuran como mitologías: serían aquellos sistemas de pensamiento para dar una explicación global y configurar al hombre en el mundo. Steiner hace una síntesis lúcida -no exenta de ironía- del marxismo, del psicoanálisis de Freud y de la antropología estructuralista de Lévi-Strauss, subrayando su condición de pseudorreligiones. También dirige su atención a las irracionalidades y supersticiones presentes en nuestra época, como la afición al esoterismo. Por eso considera que la enfermedad de nuestro tiempo se llamaría “Nostalgia del Absoluto”.

Steiner logra hacer un diagnóstico de la enfermedad más profunda de nuestra época aunque quizá se pueda avanzar más en el camino del hombre en busca de Dios. En realidad me parece que es importante hacer un buen diagnóstico de la enfermedad pero más importante aún es lograr su curación. El remedio propuesto por Steiner consiste en que los hombres se decidan a hacer una búsqueda desinteresada de la verdad que les lleve al Absoluto, lo cual es coherente con sus raíces judías y su visión trascendente del hombre y del mundo. Por eso frente a la escuela de Frankfurt, que ha visto la verdad como subjetiva y condicionada por la clase dominante, nuestro autor piensa que en realidad todas las culturas aspiran a buscar la verdad absoluta y universal. No hay fundamento para el relativismo cultural o religioso.

Su inteligente propuesta es mucho pero quizá pueda ser completada y enriquecida desde la concepción cristiana del hombre y su llamada a la comunión con Dios. El cristiano conoce que el fundamento de la verdad es el Dios vivo encarnado en la historia; no pensamos en una verdad abstracta sino que vivimos de la Verdad en persona: el Verbo encarnado, Camino, Verdad y Vida. Por ello decimos que no sólo hay que buscar la verdad sino más aún adherirse sinceramente a ella y configurar así la propia vida, como enseña el Vaticano II en la “Dignitatis humanae”, porque sólo Jesucristo, el Redentor del hombre, enseña al hombre mismo quién es el hombre. Por eso la teología católica actual está haciendo un esfuerzo riguroso para dar razón de nuestra esperanza. De modo que la “Nostalgia del Absoluto” es en realidad Nostalgia de Dios.

Una vez más comprobamos que las mejores propuestas de los sabios de este mundo, cuando consideran que “el hombre sobrepasa infinitamente al hombre”, están en la misma línea de la fe revelada. La salida del relativismo cultural o religioso moderno se da desde la raíz y fundamento cuando los cristianos se esfuerzan por unir fe y vida, fe y cultura, fe y razón, para santificar desde el trabajo las estructuras humanas, que en esto consiste la Nueva Evangelización propuesta por Juan Pablo II.

Jesús Ortiz López


----------------------------
El intelectual y ensayista estadounidense George Steiner , profesor de Literatura Comparada en las universidades de Cambridge y Ginebra, que este año fue distinguido con el premio «Príncipe de Asturias» de la Comunicación 2001, está considerado uno de los más brillantes estudiosos de la cultura europea.

Autor de una extensa obra entre la que cabe destacar «Tolstoi o Dostoievski» (1959), «Lenguaje y silencio» (1963), «Antígonas» (1986), «Extraterritorial» (1979), «Después de Babel» (1975) y «Martin Heidegger» (1979), su más reciente publicación, en francés e inglés, este mismo año, es su ensayo «Gramáticas de la creación».

En él Steiner, que considera que asistimos a una modificación sustancial del concepto mismo de persona, plantea las cuestiones sobre el origen y la evolución, la técnica y la espiritualidad de nuestras culturas, desde el Génesis hasta la actualidad.

Americano de adopción

Nació en París en 1929, en el seno de una familia judía de origen vienés, rodeado de libros y de música y de la tradición hebrea centroeuropea, y se educó en Estados Unidos al trasladarse allí sus padres en 1940.

Su familia, que había dejado Austria tras su anexión por la Alemania de Hitler, permaneció en la capital francesa hasta su invasión por las tropas nazis. En Estados Unidos, cuya nacionalidad tomará más tarde, prosigue primero su formación en el Liceo Francés de Nueva York. En las universidades norteamericanas de Chicago y Harvard y británica de Oxford, donde se doctoró, estudió primero Matemáticas y Física, y Literatura y Filosofía, después, con maestros de la talla de Lévi-Strauss y Jacques Maritain.

Actualmente da clases en Ginebra y Cambridge –donde es miembro activo del Churchill College– y ocasionalmente en Nueva York y Princeton, y su trabajo se mueve habitualmente en el campo de la literatura comparada. Sin embargo, considera que el humanista no debe desentenderse nunca del lenguaje científico, porque, de lo contrario «quedará al margen del mundo que viene y no podrá entrar en el debate sobre qué es la vida o qué la muerte». Para este pensador, trilingüe desde el nacimiento «porque mi madre empezaba una frase en un idioma y la terminaba en otros varios», «no existen lenguas pequeñas».

 

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

10/07/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.15:0.13
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós