Domingo - 20.Abril.2014

Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
El valor de la vida humana El valor de la vida humana
El valor del trabajo El valor del trabajo
El valor de la libertad El valor de la libertad
El valor de la familia El valor de la familia
La vejez El valor de la vejez
El valor de la muerte El valor de la muerte
El valor de la sexualidad El valor de la sexualidad
El valor de la moda El valor de la moda
El valor de la política El valor de la política
El valor de la verdad El valor de la verdad
Descanso, diversión, deporte Descanso, diversión, deporte
Valores de la mujer Valores de la mujer
El valor del sufrimiento El valor del sufrimiento
Matrimonio: amor, fidelidad Matrimonio: amor, fidelidad
Alegría y optimismo Alegría y optimismo
El valor de la literatura El valor de la literatura
Maternidad / paternidad Maternidad / paternidad
El valor del esfuerzo El valor del esfuerzo
 amistad, amor amistad, amor
Arte, belleza, elegancia Arte, belleza, elegancia
Sonreir, pensar y viceversa Sonreir, pensar y viceversa
El valor de ser católicos El valor de ser católicos
Economía Economía
Demografía Demografía
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

LA CLEPTOCRACIA (Ignacio Sánchez Cámara)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo
Documento sin título

LA CLEPTOCRACIA

ENTRE los tipos de formas de gobierno, y a la vista de experiencias recientes y lejanas, tal vez habría que incluir una nueva, la cleptocracia, el gobierno de los ladrones.

Cleptocracia
Por Ignacio SÁNCHEZ CÁMARA
En ABC digital, 16.11.2002



ENTRE los tipos de formas de gobierno, y a la vista de experiencias recientes y lejanas, tal vez habría que incluir una nueva, la cleptocracia, el gobierno de los ladrones. En realidad, las tipologías clásicas ya incluían a la oligarquía, forma de gobierno caracterizada por el poder ilegítimo de una minoría, que terminaba por enriquecerse y sustentaba su dominio sobre la riqueza. Pero su etimología -gobierno de los pocos- es acaso demasiado benigna, incluso aunque se oponga a la forma legítima, y también minoritaria, de la aristocracia. Aunque tampoco resulta acertado identificar o relacionar esencialmente el afán de poder o mando con el apetito de riquezas.

No han faltado gobiernos que, en lugar de buscar la justicia y el bienestar de los ciudadanos, se dedican a saquearlos. Es el Estado depredador. Pero por muchas formalidades que revista su delincuencia con apariencia legal, una cleptocracia, un gobierno que sume a más de la mitad de sus ciudadanos por debajo del umbral de la miseria, no puede ser una democracia, ni gobernar una sociedad liberal, ni asumir un sistema capitalista. En ocasiones, la justa denuncia de la tropelía política se degrada mediante la perversión del diagnóstico y de las terapias propuestas. La debida indignación ante la miseria y la explotación es pura cuestión de honradez y de criterio moral. La atribución de ellas a una ideología, teoría o sistema social es sólo una opción intelectual que puede ser más o menos certera o equivocada. El robo es un delito, no una ideología. Otra cosa es que también existan ideologías políticamente criminógenas, pero entre ellas no se encuentra, desde luego, la democracia liberal. Las tendencias cleptocráticas son más propias de los Estados intervencionistas que de los liberales.

En las sociedades cleptocráticas, lo primero que habría que ensayar es la recuperación de la democracia liberal que, sin duda, habrá sido alterada o vulnerada. Ser libre no puede consistir en elegir al amo, aunque éste sea el pueblo o la mayoría de él, sino en no tenerlo. Pero tampoco puede consistir en elegir periódicamente al saqueador. No hay un bandidaje democrático. Una democracia puede soportar hasta altas dosis de corrupción, mientras no se convierta en un sistema cleptocrático. Los abusos son, hasta cierto punto, asumibles y cabe luchar contra ellos; los usos imperan. Cuando la corrupción deja de consistir en abusos para convertirse en uso, la democracia, si es que existía, degenera en cleptocracia.

Pero además convendrá no cargar el latrocinio en las cuentas inocentes del liberalismo y del capitalismo, pues no existe, entre la noble nómina de las libertades, algo así como una libertad de saqueo, ni hay capitalismo sin transparencia, libertades, imperio de la ley y garantía de los derechos de las personas. El latrocinio como «forma de gobierno» no es imputable al capitalismo sino que es incompatible con él. Se puede acaso robar en el nombre o bajo la coartada de una ideología, pero ésta será si acaso eso, la coartada, nunca la culpable, al menos la directa.

Por mi parte, cuando contemplo la miseria de las sociedades, nunca tiendo a proyectar la denuncia moral sobre las estructuras sociales y los sistemas ideológicos, aunque quepa hacer acepciones radicales entre ellas por razones de justicia, sino sobre las personas concretas que, teniendo las responsabilidades de gobierno, sumen a la mayoría de sus ciudadanos en la miseria y en la ignorancia. Aunque después sea forzoso reconocer que nunca se trata en estos casos de democracias liberales. Estigmatizar a la democracia liberal y al capitalismo por razones de justicia es tanto como convertir al libertador en reo. El mejor remedio contra la cleptocracia es la democracia liberal, que incluye necesariamente en su seno al capitalismo. Los enemigos de la cleptocracia que lo son también de la democracia liberal yerran en el objetivo de su justa denuncia, en el diagnóstico y en la terapia.

 

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

06/07/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.13:0.34
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós