Sábado - 23.Junio.2018

Necrologica
CHRISTMAS SOLIDARIO
ROME REPORTS
Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Historia Historia
Música Música
Anécdotas geniales Anécdotas geniales
Cultura y humanismo Cultura y humanismo
Universidad y cultura Universidad y cultura
Arte Arte
Ensayos Ensayos
Europa: raíces, luces y sombra Europa: raíces, luces y sombra
Breves Breves
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.
prueba

SOBRE EL HUMANISMO (Rafael Alvira)

ver las estadisticas del contenido
Documento sin título

SOBRE EL HUMANISMO

EL HUMANISMO persigue acercar al hombre a su perfección posible. Busca, por ello, desde el punto de vista dimensional, abrirle a una cierta totalidad (lo "horizontal") y a un cierto absoluto (lo "vertical"). Se trata de desarrollar la figura de un hombre de saber universal, que vea con claridad; y de dominio de sí mismo, que sepa obrar con seguridad.

Por Rafel Alvira

Ese ideal de integralidad objetiva e integridad subjetiva, de superabundancia enriquecedora de sí mismo y de los demás, es el ideal humanista. Por eso, el humanista es también por excelencia el hombre cultivado y civilizado y encarna de modo egregio la unidad profunda de ser culto y societario. Sólo el que se cultiva de modo adecuado, construye sociedad.
El desarrollo armónico y universal de lo corporal, lo sensorial, la inteligencia y la voluntad, del saber teórico, práctico y técnico, le dotan de una identidad muy rica, con equilibrio, visión y amor por la realidad. El humanista conoce lo particular y lo universal y trata de hacer transparecer lo uno en lo otro: eleva lo particular; encarna y concreta lo universal. Busca también el enriquecimiento mutuo entre unas particularidades y otras.
El ideal humanista -pues es un ideal, o sea, algo irrealizable en su perfección total- cuando se intenta llevar a la práctica trae generalmente grandes resultados: hace a las personas equilibradas, abiertas, atentas, agradecidas, creativas. Supera las torpezas de la estrechez y pequeñez de espíritu, de la cerrazón, de la falta de atención, de la rudeza, de la incomprensión.

¿No es el ideal humanista tan imposible que incluso deberíamos abstenernos de plantearlo? Una primera respuesta está ya apuntada: las personas que se lo han propuesto, han sido, en mayor o menor medida, excelentes en su vida y benefactores en sociedad.

Se puede añadir: el humanismo abre a la totalidad y, en consecuencia, introduce en un saber fundamental para la vida: saber lo que no sé. El humanista tiene una formación básica en todos los saberes principales, y, en consecuencia, conoce sus limitaciones y sabe cómo y a quién pedir consejo.
Desde este punto de vista, la formación humanista no se da sólo en las llamadas disciplinas humanísticas, sino que el humanismo está en la formación global.

¿Qué aportan las disciplinas bumanísticas al ideal humanista? La introducción en los radicales básicos de la vida humana, personal y social. Esos radicales son: lo verdadero, lo bello y lo bueno, el espacio humano y el tiempo humano.
Las disciplinas humanísticas buscan aficionar y desarrollar hábitos de captar lo verdadero, apreciar lo bello y encarnar lo bueno, mediante la presentación adecuada de contenidos y ejemplos fundamentales. Buscan lo mismo en lo que respecta a la orientación en el espacio y en el tiempo humanos.

La Filosofía enseña a buscar el qué, el por qué, el cómo y el sentido de la realidad; el arte enseña a apreciar y comprender la belleza; doctrina social y religión enseñan los caminos del bien; la literatura enseña la síntesis de la belleza y el bien; la poesía la síntesis de la verdad y la belleza; la ética la síntesis de verdad y bien.
La historiografía enseña a incorporar el pasado adecuadamente, a ser prudentes; la geografia a orientarnos en el espacio y a saber ordenarlo humanamente.

La enseñanza de las lenguas nos facilita la apertura a los mundos culturales -los más propios, los más cercanos y más los antiguos, que son muestras raíces y modelos- y nos hace apreciar la importancia y la trascendencia personal y social de cuidar esos instrumentos básicos de todo enriquecimiento y toda comunicación humanas.
Una persona que ha adquirido los hábitos y los contenidos fundamentales de esas cinco grandes áreas está en disposición de tener una personalidad armónica y de ser un ciudadano constructivo.

La formación humanística es la clave del buen funcionamiento de la sociedad. Enseña a conocer y amar lo propio y lo de los demás, a comunicarse y enriquecerse interiormente.

Los estudios humanísticos deberían infundir el conocimiento y aprecio mutuo, y configurar la unidad en el respeto de la diversidad.

Así como la falta de una enseñanza secundaria humanística limita mucho la riqueza de una personalidad joven, la falta de profundización y de hábitos en el ámbito humanístico empobrece grandemente la capacidad directiva. Un directivo no humanista no construye sociedad.


-----------------------------------------

El autor es catedratico de Filosofía. Esta nota se escribió como contribución del autor al Grupo de Trabajo para el Estudio de las Humanidades en España (Conferencia de Eduación, 1998).

 

© ASOCIACIÓN ARVO 1980-2005
Contacto: webmaster@arvo.net
Director de Revistas: Javier Martínez Cortés
Editor-Coordinador:Antonio Orozco Delclós

 

29/07/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.15:0.13
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós