Miércoles - 23.Julio.2014

Grandes Secciones
Actualidad
Autores
Biología humana
Natalia López Moratalla Natalia López Moratalla
«células troncales» Células madre
Cerebro humano Cerebro humano
EVOLUCION. Evolución humana
Embarazo y aborto Embarazo y aborto
Embrión humano Embrión humano
Fecundación asistida Fecundación asistida
Juicio bioético Juicio bioético
Procreación Procreación
Pensar la ciencia Pensar la ciencia
Archivo Biología humana Archivo Biología humana
Avances científicos de relevancia ética
Fe y ciencias
Ciencia
Filosofía
Teología
Espiritualidad
Religión
Derecho
Familia - educación
Etica
Valores
Cultura
Literatura
Libros
Cine
Vídeos culturales
Testimonios
Archivo
Blog de N. López Moratalla
Blog de A. Orozco
Blog informal. Notas. Avisos de Arvo.net.

¿CUÁNDO SE PUEDE CONSTATAR LA MUERTE DE UNA PERSONA? (Magisterio de la Iglesia)

ver las estadisticas del contenido enviar a un amigo

 

¿CUÁNDO SE PUEDE CONSTATAR LA MUERTE DE UNA PERSONA?

Información de ZENIT.org


El 29 de agosto de 2000 Juan Pablo II pronunció un discurso, ante más de cuatro mil científicos de todo el mundo, que participan en Roma en el XVIII Con-greso Internacional de la Sociedad de Trasplantes en el que aportó una novedad importante a la enseñanza del Magisterio de la Iglesia en materia de bioética. Juan Pablo II ha querido pronunciarse sobre uno de los puntos más delicados y debatidos de los últimos años en el campo de la medicina: la validez del así llamado “criterio neurológico” para la constatación de la muerte del individuo humano. Se trata de un interrogante con consecuencias dramáticas: no han faltado personas sin escrúpulos que han comenzado a extirpar órganos de personas vivas para ser transplantados. Como es obvio, es mucho más fácil hacer transplantes cuando el organismo del donante está todavía vivo. No siempre se respeta el criterio recordado por el Papa de no proceder a la ablación de órganos vitales sin tener la certeza de que el individuo del que se toman ya ha muerto De este modo, los intereses que en ocasiones suscita el “comercio de órganos” pueden dar pie a escenarios espeluznantes. En algunos países o lugares se considera legalmente muerta a la persona cuando se da la muerte solamente del tronco encefálico o de la corteza cerebral, pero todavía no se ha dado la cesación de todas las funciones del encéfalo; y además, se nota cierta confusión sobre los parámetros clínicos que se deben analizar para poder declarar la “muerte encefálica”.

Al mismo tiempo es especialmente importante porque desde hace unos años se había encendido la polémica sobre este problema entre algunas personas generosamente dedicadas a luchar en favor de la vida humana, entre ellos algunos filósofos y médicos: se consideraba que no puede ser declarada la muerte de una persona cuyo corazón sigue latiendo a causa de la conexión a un respirador artificial, aunque se constante con certeza la cesación irreversible y total de toda las funciones encefálicas. Según estos grupos, en ese caso la persona sigue viva, porque se siguen dando ciertas funciones vitales, y porque sigue habiendo un cierto grado de integración entre las diversas partes del organismo. De ese modo, decían, no se trata todavía de un cadáver, pues algunas de cuyas funciones vitales continúan activas (como de hecho sucede siempre a uno después de muerto), sino de un organismo vivo, y por lo tanto de una persona viva.

La “Carta para los operadores sanitarios”, una especie de manual de ética médica publicado hace unos años por el Consejo Pontificio para la Pastoral Sanitaria, se pronunciaba a favor de la aceptación del criterio de la muerte encefálica, pero no había hasta el momento un pronunciamiento propiamente magisterial sobre el problema. Desde hace tiempo algunas personas habían solicitado a la Santa Sede un pronunciamiento de autoridad doctrinal sobre este problema tan agudo y delicado. El Papa da a entender claramente en su discurso que está al corriente de esa polémica al decir que se trata de “una de las cuestiones que más se presentan en los debates bioéticos actuales y, a menudo, también en las dudas de la gente común”. Por lo tanto, Juan Pablo II, consciente de su misión como maestro doctrinal en la Iglesia, ha querido realizar un pronunciamiento magisterial explícito. Y su enseñanza no deja lugar a dudas.

Tras comentar que “ante los parámetros actuales de constatación de la muerte... la Iglesia no realiza opciones científicas”, afirma que “el reciente criterio

de constatación de la muerte antes mencionado, es decir la cesación total e irreversible de toda actividad encefálica, si es aplicado escrupulosamente, no parece en contraste con los elementos esenciales de una correcta concepción antropológica... y por tanto el operador sanitario... puede basarse en ellos para llegar... a la "certeza moral" necesaria para actuar de manera éticamente correcta”.

Es importante anotar que el Santo Padre presenta la muerte encefálica como “signo” de que se ha perdido la capacidad de integración del organismo individual en cuanto tal. Poco antes afirmaba que la muerte de la persona consiste propiamente hablando “en la total desintegración de complejo unitario e integrado que la persona es en sí misma, a consecuencia de la separación del principio vital, o alma, de la persona de su corporeidad”. Es importante, porque ayuda a evitar el equívoco de creer que la persona es solamente su cuerpo, o que el alma humana esté situada en el cerebro o en alguna otra parte, o incluso que la persona es su cerebro. La persona es una unidad de cuerpo y espíritu, y el cuerpo es cuerpo de una persona viva, animada por el espíritu, en cuanto organismo en el cual sus partes y funciones están integradas. No basta que se dé una cierta interacción integrada entre algunos de los órganos o funciones biológicas; tiene que ser una unidad orgánica verdaderamente integrada. Y dado que la capacidad de integración del organismo como un todo depende necesariamente de las funciones del encéfalo, la cesación total e irreversible de éstas es signo de que esa capacidad se ha perdido irreversiblemente, es decir de que ya no estamos ante un organismo vivo, ante una persona viva. Es interesante también notar que el Papa afirma que el criterio de la muerte encefálica “no aparece en contraste con los elementos esenciales de una correcta concepción antropológica”.

El Papa ha querido enseñar que el llamado “criterio neurológico” sí es aceptable. La cuestión sigue siendo delicada y compleja, sobre todo en lo que se refiere a la comprensión antropológica correcta.


 

 

05/05/2005 ir arriba
COMENTARIOS añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

v02.14:0.34
GestionMax
Novedades   rss   contacto   buscador   tags   mapa web   
© ASOCIACIÓN ARVO | 1980-2009    
Editor / Coordinador: Antonio Orozco Delclós